Viernes 29 de mayo de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
INTERNACIONAL | 14.20.2020

Trump y Bolsonaro, de minimizar la pandemia al peligro de contagio

Ambos mandatarios, fieles a sus personalidades fanfarronas y polémicas, habían subestimado la problemática de la expansión del coronavirus COVID-19. Recientemente el caso positivo de un asesor del presidente brasileño que mantuvo reuniones con ambos encendió las alertas en Brasilia y Washington.

“El año pasado 37.000 estadounidenses murieron a causa de la gripe común. Tiene un promedio de entre 27,000 y 70,000 por año. Nada se cierra, la vida y la economía continúan. En este momento hay 546 casos confirmados de CoronaVirus, con 22 muertes. ¡Pensalo!”, escribía Donald Trump en su cuenta de Twitter el lunes pasado.

Al cabo de una reunión con el presidente de Estados Unidos, Jair Bolsonaro también deslizó una declaración que restaba importancia al brote del nuevo virus: “Creo que hay un elemento de fantasía o de ficción alrededor (de la pandemia). No está tan mal”, aseveró.

A continuación, apuntó contra los intereses de los medios de comunicación: “Lograron convertir una caída del petróleo en crisis. Entiendo que para los titulares es mejor caer un 30% que crecer un 30%”, expresó refiriendo a las drásticas caídas en la bolsa de valores de los últimos días. Sin embargo, aseguró que “esto no es una crisis”.

Pero el tono despreocupado en las manifestaciones públicas de los ambos mandatarios sufrió una seria perturbación luego de que se confirmara que uno de los asesores más cercanos de Bolsonaro había contraído el virus COVID-19.

El twit del mandatario estadounidense subestimando el riesgo del COVID-19.

Fábio Wajngarten, el jefe de comunicación del presidente, había participado en las reuniones entre ambos líderes políticos celebradas en Florida hace poco más de una semana para tratar cuestiones de geopolítica y acuerdos comerciales.

En Brasilia las alarmas no tardaron en encenderse y le realizaron las pruebas correspondientes a la máxima autoridad para constatar que no hubiera contraído coronavirus. A su vez se dio aviso a Washington para que tomaran las medidas correspondientes.

Desde la Casa Blanca, sin embargo, restaron importancia a la situación señalando que ni Donald Trump ni el vicepresidente, Mike Pence, habían tenido demasiado contacto con Wajngarten. De hecho ni siquiera se les realizó el hisopado al que son sometidos los casos sospechosos. En diálogo con la prensa, el controvertido empresario aseguró que “no está preocupado” por la situación.

Sin embargo, algo modificó la liviandad con que se percibía la pandemia en la casa de gobierno estadounidense y a mediados de la semana pasada se anunció una medida en un sentido inverso al “nada se cierra, la vida continúa” expresado 48 horas antes.

En la imagen captada por el fotógrafo Alan Santos (prensa de Bolsonaro), se puede ver a Fabio Wajngarten apareciendo detrás de Trump.

El líder del Partido Republicano decidió restringir los vuelos de Europa hacia los Estados Unidos a partir del viernes, levantando un gran malestar entre muchos de los países cercanos a la potencia americana. Las excepciones son los ciudadanos del país, que podrán retornar, y los vuelos desde el Reino Unido (país con el que mantiene una estrecha relación bilateral).

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, y su homólogo del Consejo Europeo, Charles Michel, emitieron el jueves pasado un comunicado conjunto expresando el fastidio de la región para con la resolución. “El coronavirus es una crisis global, no limitada a un solo continente y requiere cooperación en lugar de acciones unilaterales”, señalaron.

Desde el gobierno de Brasil se resolvió proteger a la máxima autoridad del Ejecutivo, reduciendo sus viajes y actos con concentración masiva de los próximos días. Mientras el jefe de comunicación se encuentra cumpliendo la cuarentena correspondiente, la delegación brasileña que viajó a Florida junto con él y Bolsonaro se encuentra bajo supervisión médica.

En esta ocasión la actitud despreocupada y altiva de los polémicos presidentes quedó en “off-side” rápidamente luego de intentar banalizar una pandemia que se cobró más de 5 mil vidas a lo largo del mundo en un corto lapso de tiempo.

La medida altamente intervencionista de Trump, símbolo del liberalismo republicano, es tan sólo una señal de la seriedad que cobró repentinamente esta alerta sanitaria global incluso en los sectores más escépticos.