Miércoles 01 de abril de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 19.20.2020

Lanziani no se baja de su pelea con Carlos Rovira y quiere imponer a su actual pareja en un cargo nacional

El Secretario de Energía no se baja de su pelea con Carlos Rovira y busca imponer a su actual pareja, Alicia Arruda, como Coordinadora de la sede que Desarrollo Social de Nación tiene en la Provincia. Mientras reconoce a los más cercanos que su futuro al frente de la secretaría es “incierto”, busca construir poder en su provincia para negociar con la renovación.

En un nuevo capítulo de la agitada interna entre Sergio Lanziani y Carlos Rovira, el secretario de Energía busca imponer a los delegados que el gobierno nacional tiene en la Provincia de Misiones. Primero intentó con el INTA y la delegación de Agricultura Familiar, pero chocó con la negativa del ministro de Agricultura, Luis Basterra, que ya tenía otros nombres para esos cargos . 

Luego se embarcó en la pelea por el control de Yaciretá y quiso imponer a Walter Tamis, un hombre de su confianza que había sido colaborador de Lanziani durante su paso por la gestión al frente de la Secretaría de Energía de Misiones.

Pese a que en el entorno del ingeniero nuclear daban por hecho el nombramiento, la queja del Gobernador Oscar Herrera Ahuad hizo que se paralizara su designación.

Según pudo confirmar Politica y Medios, los misioneros consideran que Yacyretá es “innegociable” y la base de cualquier acuerdo con el Frente Renovador de la Concordia, que cuenta con dos votos en el Senado de la Nación y 3 en la Cámara de Diputados.

Tanto escaló el asunto que el propio Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Santiago Cafiero, tuvo que recibir al Gobernador para aclararle que en la Rosada no hay intención de tensar la relación con los gobiernos provinciales. En simultáneo partió una orden para Lanziani: que se dedique a trabajar en sus temas y que no se meta en la interna misionera.

Sin embargo Lanziani no se quedó de brazos cruzados y comenzó a operar para quedarse con el Centro de Referencia (CdR) del Ministerio de Desarrollo Social que conduce Daniel Arroyo tiene en Posadas. Los CdR son “la cara del Ministerio” en cada Provincia y deberían ser el punto de partida y de llegada de la ayuda social que nación manda a cada provincia, por lo que su control es fundamental para la política en el territorio.

En el entorno de Lanziani dan por hecho que su actual pareja, Alicia Arruda, obtendrá ese cargo por el vínculo que el Misionero tiene con Alicita Soraires, funcionaria de extrema confianza de Daniel Arroyo. Arruda se ha mostrado activa durante los primeros días del gobierno y fue quien coordinó la llegada de 16 intendentes misioneros a Buenos Aires para reunirse con funcionarios nacionales.

Pero más allá del optimismo con el que el ingeniero nuclear encara sus peleas, en Posadas aseguran que no van a permitir que Lanziani rompa la Renovación. En el entorno de Carlos Rovira aún no pueden procesar la jugada de un hombre al que consideraban propio y que ha mostrado grados de lo que consideran textualmente como  “deslealtad” y “doble juego” , que en política suelen tener costos altos.

Mientras Lanziani pierde el tiempo en la interna misionera, la Secretaría de Energía sigue a la deriva y no choca por las maniobras desesperadas que realizan desde el Ministerio de Desarrollo Productivo para encaminar el rumbo.

Según una fuente que suele caminar los pasillos de Paseo Colón 171, “sobre 120 cargos, sólo hay 4 designados: Lanziani y 3 subsecretarios; el secretario no controla lo que pasa y no sale de su oficina y está más entusiasmado por las internas que por la política energética”.

Cabe recordar que en lo que va del año Energía sufrió tres bajas. Primero se fue Maximiliano Galli, Subsecretario de Coordinación Administrativa. Luego salió eyectado Federico Martelli, que oficiaba como Jefe de Gabinete. Según trascendió en medios de prensa y en los pasillos de la Rosada, el influyente Enrique  “Pepe” Albistur y su esposa Victoria Tolosa Paz, titular del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, amenazaron a Lanzini con entregar su cabeza a Alberto si no echaba a Martelli, integrante del Grupo Callao y rival de Tolosa Paz en la política platense.

La tercer salida fue la de Andrea Polizzotto, que se autotitulaba Subsecretaria de Energías Renovables , aunque en realidad estaba propuesta por Lanziani como Directora.  Si bien la orden que recibió el misionero fue echarla inmediatamente, este medio pudo saber que todavía ocupa su oficina y espera que Lanziani logre hacerla pasar desapercibida.

Enfrentado con Carlos Rovira, con Oscar Herera  Ahuad, con Matías Kulfas y con Federico Martelli, sin mucho que mostrar en la gestión y con más escándalos que logros, intramuros el misionero vaticina con mucha seguridad que su final se acerca. Por eso se aferra a su vínculo con Cristina Fernández de Kirchner, con quien cuenta que comparte muchas horas de charlas y el gusto por el Pacú, pez litoraleño que el ingeniero cultiva en sus propios estanques y suele regalar a la Vicepresidenta.