Viernes 13 de diciembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 21.19.2019

En medio de la polémica, el oficialismo confirmó que dará marcha atrás con el protocolo de ILE: “Fue una decisión inconsulta del secretario de Salud”

Tanto Carolina Stanley como Alejandro Finocchiaro aseguraron que la resolución se va derogar e insistieron en que el secretario Adolfo Rubeinstein, adoptó una decisión "sin consultar a sus superiores para avanzar con el nuevo protocolo".

Mauricio Macri encabezó la habitual reunión de Gabinete, que este jueves generó un interés especial luego de la polémica suscitada ayer en torno al protocolo de aborto no punible firmado por el secretario de Salud, Adolfo Rubinstein, y revocado horas más tardes por orden del jefe de Estado.

En este contexto, tras el encuentro de ministros, la titular de Salud y Desarrollo Social y  jefa de Rubinstein, Carolina Stanley, aseguró en un breve contacto con periodistas que el protocolo “va a ser derogado porque fue una decisión inconsulta del secretario de Salud”. Pese a eso, el funcionario continuará en su puesto hasta el 10 de diciembre.

Así las cosas, Macri firmará esta tarde el instrumento que dejará sin efecto la resolución que establecía una guía de conducta obligatoria para todo el país para los casos de aborto legal que surgen de las leyes vigentes, anticiparon fuentes oficiales.

Por su parte, el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, reiteró: “La resolución se va a derogar y tiene que ver con una cuestión de formas; no se está haciendo un juicio de valor sobre la norma ni sobre el secretario de salud, por eso no se le pidió la renuncia”.

De acuerdo a las explicaciones que dieron los voceros de la Casa Rosada, el secretario Rubeinstein adoptó una decisión sin consultar a sus superiores para avanzar con el nuevo protocolo, que entre sus puntos más relevantes garantizaba el derecho de todas las personas con capacidad de gestar de solicitar la interrupción de un embarazo en caso de violación o de peligro para la vida o la salud. Rubinstein, por ahora, no dio su versión sobre lo sucedido.

El tema generó tensión en la interna de Cambiemos a 20 días de dejar el poder. La Iglesia y distintos miembros del oficialismo le pidieron públicamente al Presidente que revise el protocolo. Y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, habló personalmente con Rubinstein para exigirle explicaciones. Otros sectores que integran el partido gobernante, como la UCR de Capital Federal, respaldaron públicamente al secretario de Salud y por estas horas su continuidad en el cargo se sostiene en ese apoyo.

Finocchiaro descartó que se impulse un nuevo protocolo antes del 10 de diciembre aunque aseguró que el tema podría ser incluido en los debates de la transición con el equipo de Alberto Fernández.: “Cuando falta tan poco para dejar el poder, un gobierno administra pero no toma decisiones de fondo en temas sensibles que pueden comprometer a la próxima gestión”, contestó.