Martes 22 de octubre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 10.19.2019

A dos semanas de las elecciones, María Eugenia Vidal admitió que tiene "diferencias" con Marcos Peña

La gobernadora bonaerense dijo que su relación con el jefe de Gabinete es "de trabajo, con roles distintos". "No somos un partido homogéneo", afirmó.

A menos de tres semanas para que se desarrollen las elecciones generales, en la recta final de la campaña, María Eugenia Vidal reconoció que tiene "diferencias" con Marcos Peña. "La relación es de trabajo y en un contexto de campaña, con roles distintos", dijo la gobernadora bonaerense sobre su vínculo con el jefe de gabinete.

Consultada sobre posibles fricciones en la estrategia electoral entre Nación y Provincia y del debate sobre el desdoblamiento de elecciones en territorio bonaerense, que finalmente no se implementó, Vidal dijo que se trata de "discusiones distintas".

La mandataria provincial explicó que "hay tres campañas distintas: la Provincia, la Ciudad y la Nación", y que "está bien" que se así porque "son diferentes". "En Provincia no hay balotaje. Uno cuando elige para gobernador elige obras, trabajo, educación, salud. A nivel nacional Mauricio Macri tendrá que discutir cómo saca la Argentina adelante. Compartimos las marchas, estuvimos en Junín, Bahía Blanca, en Florencio Varela con el Metrobus...", indicó.

En referencia a la relación con Peña, aclaró que siguen trabajando y haciendo cosas juntos "pero en roles distintos". "Por supuesto que tenemos diferencias y está bien que así sea, porque no somos un partido homogéneo", afirmó, en diálogo con radio La Red.

Reconoció que el impacto de la crisis económica y la devaluación pesaron en su derrota en las PASO, en las que se vio involucrada en el "efecto arrastre" al ser unificadas con Nación. "La economía fue difícil. Muchos perdieron o tienen miedo de perder el trabajo. Está la dificultad de llegar a fin de mes. Lo que les digo a los bonaerenses es que dimos la pelea contra los mafiosos, hicimos obras y de la misma manera les digo que resolveremos el tema económico", aseguró.

A pesar de la amplia diferencia que su rival del Frente de Todos Axel Kicillof le sacó en las primarias se mostró esperanzada en dar vuelta la elección: dijo que "lo único imposible es lo que no se intenta" y que le "gusta la pelea difícil". Consideró igualmente que en el caso de perder "la transición será será ordenada, como corresponde" y que no le importan los cargos. "En ese caso seguiré recorriendo los barrios, como lo hago hace 16 años", prometió.

Por último, criticó a su rival, que cuestionó su gestión al acusarla de aumentar la deuda en la Provincia. "La deuda de la provincia no la decide el gobernador, sino que la vota la Legislatura con una mayoría especial que nosotros nunca tuvimos. Como ocultaron los datos de pobreza, también ocultaron las deudas... el nivel de deuda es similar al que dejó la gestión anterior", completó.