Lunes 21 de octubre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
LOCALES | 19.19.2019

Son cada vez más ruidosos los reclamos de los trabajadores municipales y de los proveedores: Garro cuenta monedas para llegar a diciembre

Ayer hubo sesión del Concejo Deliberante donde ediles opositores pidieron explicaciones por las demoras en los pagos a proveedores. También fue masiva una jornada de protesta en la Torre I, donde llevan 3 semanas con retenciones de tareas. Temen una ofensiva del ejecutivo contra los empleados que acompañan el reclamo.

“Los trabajadores están pidiendo que se los escuché. No los atienden y es un desprecio. Están haciendo un esfuerzo muy grande, y la municipalidad debería por lo menos escuchar el reclamo. Están pidiendo algo lógico”, le dijo el concejal Gastón Castagneto a la presidenta del cuerpo deliberativo, Ileana Cid.

La referente PRO que puso Julio Garro a administrar el ámbito tras la salida de Fernando Ponce, escuchaba los reproches sin dejar de atender mensajes en su teléfono celular. Un acostumbrado y recurrente síntoma del autismo que exhibe el macrismo en todos los ámbitos de gestión.

Castagneto lanzó otra advertencia durante su intervención: “Es poco inteligente esconderse de los empleados, porque esto repercute en el funcionamiento de la municipalidad. Pedimos que se forme una mesa de trabajo”, reclamó.

El estruendoso silencio del oficialismo (que por la mañana logró un acuerdo “paritario” a medida del ejecutivo con los gremios afines) se cortaba con otro reclamo, que llevó al recinto el concejal del Frente de Todos Norberto Gómez. “Acá tenemos a la Asociación Argentina de Actores que tiene una deuda por entre dos y tres millones por contratos firmados”.

“Nos están llegando distintos tipo de reclamos. Queremos incluir esta discusión al tratamiento del próximo presupuesto. Necesitamos saber fehaciente el estado de cuentas del municipio y qué deuda se está generando”, insistía Gómez.

En tanto, en la Torre Administrativa I, ubicada en calle 51 y 12 y donde funcionan decenas de oficinas de la MLP, una asamblea autoconvocada (con el apoyo de ATE y el SOEMLP) lograba la adhesión de la gran mayoría de los empleados que desarrollan tareas en ese edificio. El malestar por la propuesta del ejecutivo fue trasladado al Concejo por medio de una nota.

Este jueves habrá otra asamblea por la mañana donde definirán qué pasos van a seguir. La preocupación que hay entre los autoconvocados es que la gestión responda con mano de hierro: descuentos u otro tipo de sanciones. Todo el mundo sabe en la Municipalidad que a Garro ya no le alcanza el dinero de las arcas comunales. Esta semana hasta los animales del ex zoo pasaron hambre.

Los proveedores hacen una larga cola con el sueño de cobrar algo de lo que les debe la Municipalidad. Y ahora se cierne sobre el Palacio de calle 12 una maniobra extorsiva contra los trabajadores, avalada por un acta firmada entre dos de los gremios, pero donde el SOEMLP está marginado.

¿Por qué no abren esa “mesa”? Porque a Garro no le gusta “que le pidan”. Un dirigente del gremio adelantó a este medio que analizan acciones ante la justicia, y señaló: “Reunimos todas las condiciones legales para estar en la paritaria, pero el Intendente no nos deja participar. Va a tener que dar explicaciones porque nos asiste el derecho de participar de la discusión salarial”.

Sobre el final de la jornada consultamos a una trabajadora de la Torre I que pidió reservar su identidad para evitar sanciones.

El pronóstico que tienen entre los asambleístas en tremendo: temen que se profundice el discreto pero evidente “cepo” que puso Garro al pago a algunos proveedores (sólo a algunos, obviamente, a los preferidos se les paga) y que en lo que resta del año siga cayendo la recaudación del municipio. Y ya no aparecen (como en otra época) ni María Eugenia Vidal ni Mauricio Macri para hacer las veces de bomberos en un incendio que comenzó hace meses y ya nadie puede ocultar. Es la pesada herencia que va a dejar Julio Garro y que crece exponencialmente.