Lunes 21 de octubre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 24.19.2019

Despidieron a seis trabajadoras de Textilana y están en alerta: “No sabemos quién va a ser la próxima”

Desde la Comisión Interna describieron el tenso clima de trabajo en el que se desempeñan las más de 250 empleadas tras la desvinculación sin causa de un grupo de trabajadoras. Además, pidieron la intervención del sindicato ante el Ministerio de Trabajo.

Las trabajadoras de la fábrica Textilana de Mar del Plata mostraron su preocupación por una serie despidos que tuvieron lugar en el lapso de los últimos 40 días y que dejaron sin fuente de sustento a seis trabajadoras: cuatro de ellas, de la fábrica textil, mientras que otros dos eran de Isla Mar, firma que trabaja para la empresa.  A raíz de esta situación, la comisión interna elevó un reclamo al sindicato para frenar este panorama.

En este marco, María Demateis, una de las trabajadoras que lleva adelante la lucha dentro de la fábrica, señaló cuál fue el método al que acudieron los empleadores para echar al personal. "Este despido es sin causa. Una compañera con 11 años de antigüedad se presentó a trabajar y le anunciaron que no podía entrar. Llegó a las cinco de la mañana desde Batán y se tuvo que volver a su casa de noche", sostuvo la delegada gremial sobre el hecho que, puntualizó, ocurrió el lunes último.

De esta manera, la preocupación y la desconfianza imperan en el ambiente para el resto de las trabajadoras que, confesaron, por estas horas llegan a trabajar y le piden a los choferes del remis que las traslada que las espere en la puerta por no saber si pueden entrar a la fábrica de ruta 88, donde se producen las prendas de la conocida marca Mauro Sergio.

"La fábrica trata de amedrentar y meter miedo con los despidos hormiga, esto genera mucha incertidumbre, muchas se quedan pensando si pueden ser las próximas cesanteadas. No se puede parar cada vez que echan a una compañera", reconoció María Demateis en diálogo con por medio marplatense 0223.

Asimismo, apuntó contra los empleadores e indicó que "es un método perverso de humillación". "La intención de la empresa es renovar el personal e imponer el nuevo método y sistema de producción", advirtió Demateis. De hecho, según contó, representantes de la empresa viajaron a Europa y volvieron con maquinaria nueva, las cuales les permiten prescindir del trabajo de algunas de las más de 250 empleadas que tiene la firma textil.

Frente a este panorama, desde la Comisión Interna le solicitaron al sindicato de la Asociación Obrera Textil que presente un reclamo formal ante el Ministerio de Trabajo. "Pedimos la intervención para frenar los despidos. No es una empresa en crisis, está en pleno crecimiento", expresó. Para finalizar, Demateis subrayó que "las empleadas despedidas jugaron un rol fundamental en marzo", cuando lograron un incremento salarial del 30% después de una masiva huelga.