Martes 07 de julio de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 16.19.2019

El vicepresidente de la Suprema Corte criticó a De Lázzari y lo acusó de hacer política

Héctor Negri despegó a la Suprema Corte de las denuncias realizadas por su titular y, al igual que hizo Vidal, lo instó a actuar judicialmente. Crece la tensión por el armado de causas en la justicia bonaerense.

El vicepresidente de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia, Héctor Negri, se sumó a la polémica por las declaraciones realizadas por su inmediato superior, Eduardo Néstor De Lázzari, acerca del armado de causas y del espionaje ilegal en el ámbito de la justicia provincial. Negri es el miembro más antiguo de la actual composición del máximo tribunal y acusó al titular de la Corte por hacer política.
"Más allá del alto valor que la actividad política tiene, la misma debe ejercerse fuera de los cargos judiciales, como garantía de imparcialidad de la justicia que desde ellos se administra", disparó Negri en un comunicado que emitió ayer, en medio de un lunes caliente para la justicia bonaerense.
Por otra parte, sostuvo que "en mi condición de ministro más antiguo de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires me veo en la necesidad de señalar que las manifestaciones deben ser entendidas como realizadas a título individual, extrapoladas de la labor propia del Tribunal".
Cabe recordar que De Lázzari habló días atrás de "causas armadas artificialemente", del contínuo "abuso de arrepentidos", de la inteligencia y las escuchas telefónicas ilegales y a lo que denominó como "fallos mediáticos".
Además, De Lazzari alertó sobre "un dato que empezó a percibirse con mayor nitidez en el orden federal pero que ahora muestra sus síntomas también en el ámbito de la provincia".
Sobre esto último, Negri consideró que "a esta Suprema Corte ni a su presidente le caben, entre sus atribuciones, emitir juicio sobre la actividad de otros tribunales de jurisdicción federal ni de ninguna otra jurisdicción que le sea ajena, ni tratar de influir de algún modo en sus respectivas decisiones".
María Eugenia Vidal se hizo eco de los dichos de De Lázzari y lo instó a que “si sabe que hay persecución y causas armadas lo tiene que denunciar”, y agregó que “cuando uno tiene estos niveles de responsabilidad tiene que ser consecuente con lo que dice”.
Negri se subió a la estrategia discursiva de la Gobernadora y desafió al titular de la Corte bonaerense a que sus denuncias deben "ser objeto de su parte de las acciones que personalmente le corresponden, según los mecanismos propios del estado de derecho".
Por último, continuó que sus denuncias "requieren de una inmediata respuesta para su corrección y eventual punición, tarea ésta para la que, por su actual condición de presidente de esta Suprema Corte, se encuentra especialmente habilitado para conducir", y concluyó criticando que lo debe haber "sin formular denuncias de un modo general y abstracto que arrojan sombras sobre la labor que los jueces cotidianamente realizan".