Viernes 23 de agosto de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 12.19.2019

El presidente de la Suprema Corte advirtió sobre el armado de causas en la justicia bonaerense

Eduardo De Lazzari alertó sobre las semejanzas que hay en el último tiempo entre la justicia federal y la provincial. Habló de "causas armadas artificialmente", del contínuo "abuso de arrepentidos", de la inteligencia y las escuchas telefónicas ilegales y lo que denominó como "fallos mediáticos".

El armado de causas en la justicia federal y la judialización de la política han sido moneda corriente por parte del gobierno nacional desde su asunción. El presidente de la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires, Eduardo De Lazzari, advirtió que una situación similar emerge en el ámbito de la justicia bonaerense.
Fue durante una conferencia que brindó la semana pasada en el encuentro de la Red de Jueces Penales en la localidad bonaerense de Campana. Allí, De Lazzari alertó sobre "un dato que empezó a percibirse con mayor nitidez en el orden federal pero que ahora muestra sus síntomas también en el ámbito de la provincia".
Se refería con esto a las "causas armadas artificialemente", al contínuo "abuso de arrepentidos", a la inteligencia y las escuchas telefónicas ilegales y a lo que denominó como "fallos mediáticos".
En concreto, De Lazzari aclaró que "estoy hablando de causas armadas artificialmente, estoy hablando de abusos de testigos de identidad reservada, de arrepentidos, de factores de presión que inducen a dictar condenas mediáticas y que llevan a un panorama sinceramente deplorable".
Además, habló de "ciertas complicidades de algunos magistrados y miembros del Ministerio Público" que "terminan por generar un panorama que es absolutamente preocupante".
Ante sus colegas, indicó que el Poder Judicial "no puede ser el tributario de los otros poderes, no puede ser la cenicienta, no puede depender de los dictados que se hagan desde poderes políticos".
Por último, señaló que para superar este problema "la única herramienta que tenemos es el derecho". "Con la ley en la mano tenemos que salir al cruce de esos que realmente significan amenazas", recomendó.