Lunes 22 de julio de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 24.19.2019

Qué intendentes bonaerenses se someterán a una PASO para ratificar su candidatura

Tanto en Juntos por el Cambio como en el Frente De Todos hay casos de jefes comunales que deberán sortear una interna abierta para ser candidatos en octubre.

En toda regla hay excepciones. Tanto desde Juntos por el Cambio como en el Frente De Todos recitaron, durante las semanas previas al cierre de listas, el famoso lema “donde gobernamos no habrá interna”. Sin embargo, en diferentes distritos del interior y el conurbano bonaerenses hay intendentes que deberán someterse a una PASO para erigir su candidatura de cara la elección general de octubre.

Uno de esos casos es el que se dio en Azul. El intendente Hernán Bertellys asumió la intendencia en 2015 como candidato del peronismo y a comienzos del 2016 pegó el volantazo cuando pasó a Cambiemos.

Bertellys deberá afrontar una interna abierta con el espacio “Azuleños por el Cambio”, cuyo precandidato a intendente será el dirigente local Omar Duclós, quien gobernó el distrito entre 1999 y 2011, cuando pasó a ocupar una banca como diputado nacional. “La apertura de las PASO se da por las enormes debilidades de la gestión actual que son advertidas por María Eugenia Vidal”, disparó Duclós tras el cierre de listas.

Otro distrito del interior bonaerense donde un intendente de Cambiemos – ahora Juntos por el Cambio – tendrá internas es en Lincoln. Para el intendente Salvador Serenal no será la primera vez ya que en la elección legislativa de 2017 sometió su lista de concejales a una PASO contra el radicalismo díscolo y salió vencedor.

Esta vez deberá competir para dirimir la candidatura con dos adversarios internos. Uno de ellos es el concejal Ricardo Santimaría, quien en 2016 abandonó el bloque que responde a Serenal y conformó el monobloque “PRO”. El otro precandidato será el dirigente de la Coalición Cívica local, Gerardo González.

En el conurbano, Alejandro Granados buscará la reelección en Ezeiza pero tendrá un adversario interno del kirchnerismo puro, Alejandro López. El ex ministro de Seguridad de Daniel Scioli llevará a su hijo, Gastón Granados, de primer precandidato a concejal, con quien intentará imponerse en agosto para ser el candidato del Frente De Todos en octubre.

En Moreno, otro de los distritos donde un jefe comunal deberá ratificar su candidatura en una PASO, la situación es más compleja. Walter Festa llegó en 2015 al distrito tras vencer en una PASO al histórico intendente, Mariano West. La dirigente social del Movimiento Evita, Mariel Fernández, y el concejal José Barreiro inscribieron sus listas para la interna.

Sin embargo, tras confirmarse que no habría lista de unidad, otras tres listas con precandidatos a intendente emergieron en Moreno. A esa maniobra se la adjudican al mismo Festa, quien al ver que no podría esquivarle a una interna ensució la cancha con el armado de otras propuestas electorales. Desde su espacio indicaron a Política&Medios que “nos parece injusto que los que estaban con Randazzo y trabajaron para que Cristina pierda en 2017 puedan jugar”.

En Tandil, el intendente de Cambiemos, Miguel Lunghi, también tendrá interna. Será contra el actual concejal y ex jefe de Gabinete del municipio, Marcos Nicolini.