Lunes 22 de julio de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
LOCALES | 7.19.2019

Plaza San Martín amaneció sitiada por la policía y los ambulantes temen un desalojo

Los ambulantes que realizan allí una feria americana de la que viven unas 100 familias llamaron a “defender ese espacio” y denunciaron que el gobierno de Cambiemos está “llevando a la miseria a miles de familias”.

Un paisaje inusual sorprendió a los transeúntes que circulan desde primeras horas de la mañana por las calles del centro de La Plata: es que la Plaza San Martín amaneció rodeada por unos 400 efectivos de distintas fuerzas de seguridad que se encuentran apostados en la plaza. En ese marco, los feriantes que realizan allí una feria americana de la que viven unas 100 familias llamaron a “defender ese espacio” y denunciaron que el gobierno de Cambiemos está “llevando a la miseria a miles de familias”.

En este marco, con un amplio despliegue de efectivos de la Policía Bonaerense, Policia Local, Infantería y Gendarmería que desde temprano se encuentran rodeando la Plaza, los ambulantes convocaron a las organizaciones sociales, partidos políticos, medios de comunicación y vecinos para impedir un inminente desalojo. “Esta feria es la única forma que muchas familias encontramos para sobrellevar la actual crisis económica mediante la venta de prendas y calzados usados”, contaron los feriantes en un comunicado.

Del mismo modo, denunciaron el desalojo y solicitaron que todos los vecinos y agrupaciones se acerquen a la Feria “para evitar una posible represión”

En este contexto, Política&Medios se comunicó con Susana, una de las referentes de la feria que funciona los lunes, miércoles y viernes de 13 a 16:30 quien detalló la difícil situación económica de las familias que organizan esta venta de usados: “Somos cerca de 100 familias. Cada vez es mayor la pobreza y más gente viene a comprar las cosas que vendemos”, detalló.

“Al aumentar la pobreza por las políticas económicas erradas, la gente sale a buscar un pesito como puede y dignamente: no vendemos drogas ni nos dedicamos a la trata de mujeres, que son cosas graves de las que las autoridades no se ocupan”, contó la mujer, indignada. “Nosotros lo que hacemos es juntar ropa y la vendemos a precios módicos, en una feria americana. Lo que pasa es que para las autoridades esto ‘afea la ciudad’, por eso nos quieren sacar y mandarnos al traste del mundo, en 80 y 136, donde no va a haber público y el transporte es demasiado caro para ir hasta allá para comprarse un pantalón a 40 pesos o una remera a 15 o 20 pesos”, detalló sobre el ofrecimiento de la Municipalidad de reubicarlos en un predio por fuera del Casco Urbano.

“Esto es terrorismo de Estado, esto lleva a la miseria de miles de familias”, concluyó.