Sábado 21 de septiembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
MEDIOS | 21.19.2019

Trabajadores de la TV Pública denunciaron persecución ideológica y falta de libertad

La gerencia del canal pidió explicaciones a dos trabajadores de prensa por expresiones utilizadas para informar sobre el conflicto en Venezuela. Los periodistas denunciaron que no vivían situaciones así desde la dictadura.

La Gerencia de Noticias de la Televisión Pública pidió explicaciones por “razones de conducta” a un conductor de noticiero y a un agente de redacción por referencias al conflicto político y social que atraviesa Venezuela con palabras contrarias al gobierno de Mauricio Macri.

Un conducto de noticiero utilizó la expresión “el autoproclamado Presidente de Venezuela” para mencionar a Juan Guaidó, mientras que un redactor de zócalos escribió, en referencia al mismo conflicto, “tras el intento de golpe”.

Para las autoridades del canal, ambas referencias “constituyen un concepto político cuya utilización comunica necesariamente una interpretación subjetiva en relación a un conflicto político y social, y no a una cobertura objetiva e informativa de un hecho acontecido”.

En una misiva enviada a ambos trabajadores de prensa, la conducción del medio público solicitó que “informen en un plazo no mayor a 24 horas lo sucedido y las razones de su conducta”. La carta está firmada por Néstor Sclauzero, Gerente de Noticias del canal.

Los trabajadores de la Televisión Pública Argentina hicieron una conferencia de prensa en descargo por lo sucedido. Denunciaron a Sclauzero por “incorporar comisarios políticos a las distintas ediciones del noticiero para realizar tareas similares a las que realizan los jefes, sin concurso público como establece la ley”.

Además, visibilizaron el ajuste en el canal, el vaciamiento de contenidos, la contratación de “periodistas militantes con sueldos elevados para ´vigilar` la tarea de los trabajaodres del noticiero”.

Por último, señalaron a Sclauzero como el responsable de que la TV Pública haya sido “el único medio que no mencionó una sola palabra” sobre el lanzamiento de la candidatura presidencial de Alberto Fernández. “Desde la dictadura cívico-militar nunca una gerencia pidió sanciones ni exigió descargos por escrito por motivos profesionales que atentan contra la libertad de expresión”.