Sábado 21 de septiembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
ECONOMIA | 25.19.2019

Recesión: Los pedidos de procedimientos preventivos de crisis de empresas crecieron un 62% en el último año

Así lo indica un informe del CEPA. La quiebras de empresas aumentaron en un 38%. Entre Capital Federal y provincia de Buenos Aires suman casi 3 mil casos entre procedimientos preventivos y quiebras.

El pedido de Procedimientos Preventivos de Crisis (PPC) aumentaron un 62% entre 2017 y 2018, mientras que las quiebras de empresas se incrementaron un 11% en el mismo periodo y un 38% desde 2016. Los datos corresponden a la provincia de Buenos Aires y Capital Federal, según un relevamiento realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA).
"En los últimos tres años el impacto negativo de la actividad económica se hizo sentir en un número importante de empresas que entraron en procesos preventivos de crisis (246 ), concurso preventivo de acreedores (805 casos en CABA y PBA) y quiebras (2.177 casos en CABA y PBA)", detallaron en el informe.
Sólo en 2018, 108 empresas presentaron pedidos de PPC, número al que no se llegaba desde 2005, cuando el país salía de la mayor crisis de su historia. Además, según el CEPA, "los procesos preventivos de crisis están oficiando sólo de protocolo administrativo para autorizar despidos". Esto revela la complicidad gubernamental en los despidos masivos de las grandes empresas.
Vale recordar corresponde iniciar un PPC "cuando se afecte a más del 15% de los trabajadores en empresas de menos de 400 trabajadores; a más del 10% en empresas de entre 400 y 1.000 trabajadores; y a más del 5% en empresas de más de 1.000 trabajadores", según reza la normativa.
El tema se impuso en la agenda tras el pedido que realizó la multinacional Coca Cola para encarar despidos en su planta del barrio porteño Pompeya.
Por otra parte, el centro dirigido por el concejal de San Martín, Hernán Letcher, "los procesos preventivos de crisis se están convirtiendo en formas de avanzar en al flexibilización laboral de facto" ante "la imposibilidad que el ejecutivo encuentra en el tratamiento parlamentario de una reforma laboral".