Domingo 23 de febrero de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
LOCALES | 12.19.2019

Detuvieron al sospechoso por el crimen de Nadia Ferraresi, la mujer asesinada en Ensenada

Omar Díaz fue capturado en la noche del lunes, en inmediaciones de Plaza Moreno. Se presume que atacó a la joven de 25 años en medio de un intento de abuso sexual.

Ayer por la noche fue detendido Omar Díaz, el principal sospechoso de asesinar a Nadia Ferraresi, la mujer que horas atrás falleció en el Hospital Cestino, producto de las heridas cortantes que su agresor le propinó con una cuchilla en la madrugada del lunes. El crimen de la joven de 25 años, que era madre de un niño de 4, conmueve a los vecinos de Ensenada.

Aunque el dramático episodio que terminó con la vida de Nadia Ferraresi se registró en las primeras horas del lunes en una vivienda de Ensenada, el sospechoso fue detenido recién pasadas las 22.30 de ese día, en inmediaciones de Plaza Moreno.

De acuerdo con lo que se pudo reconstruir gracias al relato de los vecinos y las investigaciones policiales, el ataque ocurrió alrededor de las 6 de la mañana del lunes 11 en la vivienda que Ferraresi compartía con su pequeño hijo, en las calles Bossinga y Francisco Cestino.

Hasta allí habría llegado el sospechoso Omar Díaz, de 24 años y, cuchilla en mano, habría propinado el ataque a Ferraresi que, tras la veloz huída de su atacante y pese a tener una herida punzante en el abdomen, logró salir hasta la calle y pedir el auxilio de un vecino que esperaba un colectivo a pocos metros.

Tras la llegada de efectivos policiales y personal médico al lugar, la mujer fue trasladada al Hospital Cestino, donde falleció horas más tarde.

Aunque en principio se sospechó que el ataque se había efectuado en ocasión de un intento de robo, las investigaciones policiales apuntan ahora a que Díaz -quien fue identificado y capturado gracias al rastreo de cámaras de seguridad- podría haber desarrollado algún tipo de obesión con la víctima y, se presume, podría haber llevado un par de meses acosándola.

En este contexto, un dato no menor es que el atacante no se llevó ninguna de las pertenencias materiales que había en la casa de la víctima, por lo que todo apunta a que la herida mortal podría haber sido infringida en medio de un intento de abuso sexual.

El sospechoso, se supo recientemente, había estado un mes en la Unidad N°34 de Melchor Romero por el delito de violación de domicilio y tenía antecedentes por hurto de motos y tentativa de robo calificado.

De este modo, el crimen de Nadia se enmarcaría en un ataque sexual y configuraría un nuevo femicidio.