Miércoles 23 de enero de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 14.18.2018

Los trabajadores del Astillero entregaron reparado el barco ARA King a la Armada Argentina

El hecho fue celebrado en medio "de las trabas y palos en el camino" del gobierno bonaerense. Hubo una importante presencia de vecinos, autoridades y representantes de la región.

Los trabajadores del Astillero Río Santiago (ARS) entregaron reparado el barco ARA King a la Armada Argentina, luego de cuatro años de trabajo. La entrega fue hoy a las 10 y los obreros no escondieron su felicidad por demostrar la "mano de obra calificada" en un contexto de vaciamiento del gobierno provincial.

"Pese a las trabas y las dificultades estamos felices por haber terminado el trabajo. Logramos cambiar la mirada del Gobierno”, celebraron desde ATE Ensenada. El secretario de Acción Política del gremio, Diego Saimendi, dijo que "esta embarcación fue refaccionada con el esfuerzo de los trabajadores y su mano de obra calificada".

Por su parte, el secretario general de ATE Ensenada, Francisco Banegas, “esto es un paso importante para la fábrica y ojalá que este cambio sirva para que el Astillero vuelva a tener el lugar importante que se merece y vuelva a construir para la Armada Argentina y la marina mercante y para nuestra soberanía en el mar”.

A su vez, planteó que "Con sudor, sacrificio y mucho trabajo, más la lucha de todos los compañeros, pudimos continuar con la obra de reparación de media vida y entregar este patrullero” y agregó que "“gracias a la lucha de todos hemos logrado cambiar la mirada del gobierno de la provincia y de sus funcionarios hacia el Astillero”.

En el ARA King se realizaron tareas de carenado de casco, reparaciones de estanqueidad y estabilidad del barco. Parte de la obra demandó del cambio de 65 toneladas de acero. A su vez, se llevó adelante la alineación de las líneas de eje, reparación de la caña de timón, tuberías y los sistemas de achique e incendio, entre otras obras.

Los trabajadores del ARS recordaron que el buque "fue rehén del intento de desguace al que fue sometido el Astillero Río Santiago, en este último año, motivo que lo llevó a luchar en la calles, buscando el apoyo de comunidad, para sobreponerse a viejas políticas neoliberales y mantener la fuente de trabajo de los 3151 trabajadores y por la definitiva reactivación productiva".