Sábado 15 de diciembre de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 4.18.2018

Mar del Plata: Temor entre los trabajadores por una posible ola de despidos en el puerto

Los sindicatos sostienen que el 2018 fue el peor año de la actividad portuaria. La baja del trabajo puede desembocar en despidos y en una profundización de la crisis.

En un año donde al puerto de Mar del Plata le quitaron la certificación de "puerto seguro" y la falta de trabajo se profundizó, trabajadores portuarios se mantienen en vilo ante una aceleración de crisis social y laboral. Así, un combo de problematicas sacudió la actividad portuaria llevando a lo que podría desembocar en una importante ola de despedidos.

"Cada año que va a pasando es peor, con más gente en la calle o cobrando el garantizado”, contó Cristina Ledesma, secretaria del SOIP, gremio que reune a los obreros del pescado. Sobre esto, explicó que el garantizado ronda en un monto de $8.000, lo que no alcanza "para nada" y que la preocupación entre los trabajadores se acrecienta cada vez más.

Cabe destacar, que en los puertos de la provincia de Buenos Aires, los trabajadores jornaleros tienen un cobro de monto mínimo garantizado en caso de afrontar una baja de trabajo, que al mismo tiempo es muy dispar a lo que gana un portuario cuando el empleo es constante. En ese contexto, algunos intentan soportar el díficil momento hasta que el puerto se recupere, pero no logran hacerlo por mucho tiempo porque la plata no alcanza y allí es cuando se ofrecen retiros voluntarios con arreglos de indemnizaciones o directamente reducción y despidos del personal.

Esta realidad azotó en el 2018 a parte de los trabajadores del puerto de Buenos Aires hace unos meses y ahora lo sufren los marplatenses. El combo que profundiza la crisis tiene que ver con 70 barcos que partieron al sur durante todo el invierno por la temporada de langostino, a lo que se le sumó una inflación acumulada que superó ampliamente los índices esperados y una zafra de caballa y anchoa, especies con las que se puede trabajar mientras se espera la merluza del verano, que no habría arrojado los mejores resultados.

En el caso del personal de trabajo, Carlos Mezzamico secretario general de SUPA, el sindicato más fuerte a nivel nacional, describió que "este año fue uno de los más duros con respecto al volumen de trabajo en los últimos veinte años" y agregó que el escenario actual solo puede ofrecer trabajo pleno a unos 250 o 300 trabajadores y que el total con disponibilidad para operar hoy es de 750.

Por último, el titular de los pescadores agremiados a SIMAPE manifestó que "si los funcionarios de la Provincia y los de la Nación no dan la posibilidad de que Mar del Plata toda pueda trabajar también con el langostino, que hoy es la vedette de las especies y muchos barcos de la ciudad se encuentran limitados para pescarla, es difícil que la gente y las propias empresas alcancen un balance económico. Si no tenemos empresas que trabajen, no vamos a tener trabajadores”.