Viernes 14 de diciembre de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
EDUCACION | 6.18.2018

En tres años, las universidades públicas perdieron el 7% de su presupuesto

Según el CEPA, la participación del total de las transferencias de Educación a Universidades disminuyó de 69 a 62% de 2015 a 2018. Cabe destacar, que la cuenta se realiza en base al presupuesto de este año que estimaba una inflación del 15% y un dólar en $19,3, lo que significa una pérdida mucho mayor si se actualizan esas variables.

En un contexto de crisis de la educación universitaria, con paro de actividades, tomas y clases abiertas en distintas facultades, el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) publicó un informe que describe la situación de las universidades nacionales durante la gestión de Mauricio Macri. "El desfase entre las estimaciones del presupuesto y la inflación y tipo de cambio reales, explican una parte importante de la crisis del financiamiento universitario", aseguraron en el documento.

En consecuencia, cuando se transfirieron las partidas presupuestarias de Educación a Universidades, las variables de inflación y precio del dólar quedaron muy por debajo de lo que son en la actualidad. Es decir, la inflación se calculó, en el Presupuesto 2018, en 15,7% y en realidad rondearía en 42%, mientras que el dólar se disparó de $19,3 a $39,50.

Por su parte, el CEPA aporta un dato para tener en cuenta. "La evolución del gasto de las universidades se encuentra íntimamente relacionada con la evolución de los salarios docentes y no docentes, ya que los mismos representan alrededor del 90% de los gastos del sistema universitario", expresa el informe. En este caso, toma importancia la paritaria docente, que cayó un 7,5% de 2015 a 2017 y que aún no se arregló la paritaria de 2018, lo cual, además, es determinante para la vida económica de las universidades públicas.

En relación a esto, el informe explica que "considerando como base la estructura de funcionamiento del año 2017, la oferta salarial actual del 15% y la inflación proyectada por el Gobierno del 42% para el 2018, en los salarios docentes, las universidades deberían contar con $351,90 millones adicionales para hacer frente a sus erogaciones. Si en cambio, se efectivizara el incremento del 20% el requerimiento salarial sería de $1.701,80 millones y con un 35% de $3.051,70 millones". Por lo tanto, a partir del aumento salarial también aumenta la necesidad de financiamiento.

Por otro lado, el CEPA asegura que hubo una reducción sistemática del presupuesto para infraestructura. "En el año 2016, las mismas sufrieron un drástico ajuste nominal del 33%. En el año 2017, aunque las partidas crecen sensiblemente, sólo aumentan 47% nominal respecto de 2015, no pudiendo compensar la inflación acumulada. Si analizamos el período, las transferencias, en términos reales, sufrieron un recorte del 17%", manifiesta el informe.

Por último, el informe asegura que "los presupuestos de las 57 universidades nacionales son insuficientes para sostener la estructura que tenían al año 2017 si no media un fuerte ajuste salarial o ampliación de las transferencias".