Miércoles 15 de agosto de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 10.18.2018

Pan popular: el programa de Zabaleta que los intendentes peronistas evalúan para enfrentar la inflación

El programa fue supervisado por los intendentes de Ramallo, Ituzaingó y Lomas de Zamora para poder implementarlo en sus municipios. “Es una medida innovadora, con decisión política y solidaria tanto de los emprendedores como del Estado “ declaró Insaurralde.

En la localidad de Hurlingham viene funcionando desde hace unas semanas el programa “Pan popular”, en el cual los vecinos del distrito pueden acceder a la compra del pan a tan solo la mitad de precio gracias a un acuerdo entre el municipio y panaderías de la zona. Los intendentes de Ramallo, Ituzaingó y Lomas de Zamora estuvieron supervisando el funcionamiento del programa para poder adoptar esta medida en sus municipios.

Así fue que Martín Insaurralde, Alberto Descalzo y Mauro Poletti visitaron junto al jefe comunal local, la panadería Santa Clara, de la localidad de William Morris, partido de Hurlingham. También estuvieron la vicepresidenta de la Cámara de Diputados de la Provincia, Marisol Merquel; y el diputado bonaerense Federico Otermín.

“Los intendentes peronistas estamos cuidando el bolsillo, porque la plata no alcanza, porque la presión tarifaria es terrible, porque en la Argentina que vivimos no hay trabajo. Agradecemos a estos compañeros que hayan venido a Hurlingham” manifestó el anfitrión Juan Zabaleta.

El intendente de Lomas de Zamora valoró esta política aplicada por Zabaleta y agregó que “Es una medida innovadora, con decisión política y solidaria tanto de los emprendedores como del Estado”.

El intendente Descalzo, por su parte, dijó que “Vine con la idea de hacerlo en Ituzaingó, porque esto es tan bueno que debemos replicarlo en otros distritos, para que el pan esté mucho más barato y que nuestras familias puedan comer”.

El Programa “pan popular” funciona en 20 panaderías del distrito y el precio del pan se encuentra subsidiado por el municipio. En la visita estuvieron también el dueño de la panadería, sus trabajadores, comerciantes, jubilados y vecinos del barrio.