Viernes 19 de octubre de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
INTERNACIONAL | 17.18.2018

“Tenemos instrumentos políticos para trabajar en la construcción de poder popular en Latinoamérica”

Aseguró la secretaria de organización del MUP e integrante del Grupo Callao, Cecilia Gómez, desde el XXIV Foro de Sao Paulo, que reunió en La Habana a referentes de la izquierda para analizar la situación de la región. Los partidos y movimientos políticos reclamaron la libertad del expresidente Lula.

Convocados por el XXIV Foro de Sao Paulo, más de 400 delegados de partidos y movimientos de izquierda de América Latina y el Caribe se han reunido en Cuba, para debatir sobre la necesidad de la unidad latinoamericana ante el avance de la derecha en la región.

El Foro, que inició el pasado sábado y se extenderá hasta este 17 de julio en La Habana, abrió un espacio de discusión para reimpulsar la lucha de los pueblos ante la injerencia y la guerra mediática orquestada por el poder hegemónico contra los gobiernos y los líderes de izquierda de América Latina.

Esta edición, denominada “Por la Unidad Latinoamericana y Caribeña”, estuvo dedicada al líder de la revolución cubana, Fidel Castro, y al exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, fundadores de este organismo a comienzos de los años 90.

“La idea visionaria de estos dos líderes de constituir una plataforma política antiimperialista y antinoealiberal, bajo la consigna de la unidad y el consenso, parecía una utopía que jamás podríamos alcanzar. Pero a lo largo de los años, las ideas de una América Latina y el Caribe soberana, integrada, con desarrollo económico y social para todas y todos, se mostró posible, verdadera, concreta”, dijo en su discurso inaugural la secretaria Ejecutiva del Foro, Mónica Valente.

La revolución bolivariana en Venezuela, la Nicaragua sandinista y la lucha por la libertad de Lula, preso político del gobierno de facto de Michel Temer desde hace más de 100 días, son ejemplos de que “en política, resistir vale tanto como arremeter”.

Desde La Habana, Cecilia Gómez Mirada, secretaria de organización del Movimiento de Unidad Popular (MUP) e integrante del Grupo Callao, ratificó a Política&Medios la importancia de este encuentro para fortalecer la unidad latinoamericana.

“El Foro se está desarrollando en un momento muy particular y complejo de nuestra América: con uno de los principales fundadores, el compañero Lula, preso; con persecución judicial a la expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner y al expresidente de Ecuador, Rafael Correa; con una ofensiva de los gobiernos de derecha atentando contra la integración latinoamericana”, explicó.

“Se trata de un contexto global caracterizado por la modificación de la correlación de fuerzas, en detrimento de los avances que habían logrado los proyectos nacionales y populares en los países latinoamericanos. Aun así, a lo largo de las reuniones plenarias el Foro mantuvo en todo momento el imperativo que nos convocó: continuar aunando esfuerzos para promover y construir la unidad latinoamericana con una propuesta estratégica”, sentenció.

El encuentro contó con la presencia de la exmandataria de Brasil, Dilma Rousseff, y la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann, quienes denunciaron la persecución político-mediático-judicial contra Lula y su encarcelamiento arbitrario, para impedirle participar de las elecciones presidenciales de octubre de este año.

“La presencia de Dilma fue un aspecto significativo para el Foro, por ser parte del partido fundador, pero también para generar una solidaridad regional para presionar por la liberación de Lula”, resaltó Gómez Mirada.

Asimismo, Hoffmann ratificó que el apoyo de juristas, intelectuales, artistas y movimientos progresistas de varias naciones fortalece el reclamo de libertad del expresidente Lula y su candidatura a las elecciones, y denunció la persecución política y las campañas mediáticas contra el líder del PT y de los gobiernos progresistas de América Latina.

Desde sus orígenes, el Foro de Sao Paulo se constituyó como un mecanismo para concretar la unidad de los movimientos que buscan una alternativa al neoliberalismo en nuestra región, y se ha mantenido como referente de las luchas sociales y la discusión política.

En ese sentido, la dirigente del MUP resaltó que “estos cuatro días de debate fueron muy enriquecedores para los dirigentes políticos. Nos llevamos una mirada geopolítica integral, conociendo de primera mano la realidad política y económica de los países participantes, sin la intermediación tendenciosa e interesada de los medios de comunicación. Compartimos valores, conceptos y proyecciones políticas para comprender y conducir los cambios en América Latina, con una visión de Nuestra América como un todo”.

“Al interior de cada país que participa del Foro, tenemos instrumentos políticos para trabajar en la construcción de poder popular en Latinoamérica, para fortalecer nuestras organizaciones a nivel regional”, concluyó.