Martes 18 de septiembre de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 3.18.2018

Chubut: la crisis provincial que se ventiló tras la represión a los docentes

Educación, Salud, desempleo, tarifazos y endeudamiento son las variables de la crisis que la provincia sureña atraviesa. "Chubut está al borde de un estallido social", señaló Fernando Martínez, dirigente del MUP, a Política&Medios. Chubut es un anticipo de lo que el FMI traerá al país.

El martes 26 de junio, docentes y gobierno de Chubut se encontraban por primera vez en una reunión paritaria en 2018. Los funcionarios del gobernador Mariano Arcioni ofrecieron un aumento de 750 pesos, la mitad del pedido sindical, los gremios rechazaron la propuesta e inmediatamente la represión cayó sobre los trabajadores y trabajadoras que se manifestaban en las calles.

Rápidamente, la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) convocó a un paro nacional en repudio de los palos y gases de sufrieron los docentes chubutenses. Sin embargo, la respuesta policial dejó al descubierto la crisis que atraviesa la Provincia. "La represión fue una decisión política ante la falta de gestión" dijo a este portal Fernando Martínez, dirigente del Movimiento de Unidad Polular (MUP) de aquella provincia, y agregó que "estamos al borde de un estallido social".

Ayer se cumplieron 100 días de protesta de los estatales chubutenses. "Hace un año que hay congelamiento salarial", explicó Martínez, al mismo tiempo que detalló que "hoy está tomado el Ministerio de Educación en Rawson y las delegaciones de cada ciudad de educación y salud". Los trabajadores estatales cobran sus sueldos con dos meses de atraso y de forma escalonada. Según Martínez, en Salud se vive una situación similar a la de estatales y docentes. "En los hospitales no tienen insumos y se caen a pedazos, los profesionales de la salud trabajan como pueden", aseveró.

El planteo de una provincia al borde del estallido aumenta si se tiene en cuenta el alto nivel de endeudamiento, que hoy alcanza el 90 por ciento del total de los ingresos de Chubut. Según el periodista Marcelo García, de Página 12, el endeudamiento comenzó en la gestión de Martín Buzzi pero el gran salto lo dio durante la gestión del fallecido Mario Das Neves, en la que la deuda llegó a representar, en 2017, 2.521 dólares por habitante. Si se tiene en cuenta la crisis cambiaria nacional que llevó a casi un 50% de aumento del dólar en lo que va del año, los números son aún más estremecedores porque el 74,4 por ciento de la deuda provincial está en dólares.

Como respuesta, desde diferentes sectores sostienen que el gobierno nacional pretende ahogar a la provincia para proponerle como única salida un proyecto de megaminería. Así lo planteó la CGT provincial en un plenario realizado el viernes pasado. "Creemos que la mano viene por el lado de ahorcar a la provincia para después decirnos que la última salvación que tenemos es la megaminería, contaminar todo el territorio y llevar esas regalías a Nación", detalló el dirigente del MUP Chubut.

No menos grave es la situación del incremento de tarifas de servicios públicos. Históricamente fueron más caras en el interior del país que en la provincia de Buenos Aires pero los chubutenses no están excentos de los tarifazos. "Los tarifazos se incrementaron muchísimo. Una familia tipo pagaba, en promedio, la luz 600 pesos y ahora esta pagando 3 mil. El gas se pagaba 200 pesos y ahora se pagan más de mil. Se fue a un extremo en el que mucha gente no puede pagar", detalló Fernando Martínez.

Como en otras zonas del país, estos incrementos tarifarios tienen consecuencias sobre la actividad económica en Chubut. Centenares de comercios cerraron, dejando personas sin trabajo, y, según el referente del MUP, muchos comerciantes se van de la provincia porque la situación "es complicada y el costo de vida en el sur es muy caro".

Martínez forma parte de una organización con trabajo social y territorial y vio en los últimos meses como creció la demanda de bolsones de comida y de leña. "En los barrios ves la desesperación por el hambre. Hay una situación bastante desesperante", señaló y se lamentó porque su provincia es rica en producción de petróleo, lana, aluminio y pesca pero "la gente no llega a darle de comer a los hijos".

Por último, consideró que "la represión del otro día fue una decisión política. Al no tener capacidad de gestión, lo intenta resolver por esa vía", pero aclaró que "la crisis en la provincia viene desde la gestión anterior" y que, Arcioni, tras la firma del pacto fiscal profundizó el malestar y "hoy tiene a una provincia al borde del estallido social".