Lunes 20 de agosto de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
ECONOMIA | 31.18.2018

Precios sin freno: Un informe revela que la inflación en productos de la canasta básica fue de 16% en los últimos dos meses

El estudio del Centro de Economía Política Argentina comprende 37 artículos de la canasta básica y analiza la evolución de los precios entre el 18 de marzo y el 20 de mayo. Baja intervención del gobierno en el control de precios. Las razones: apertura financiera, quita de retenciones, eliminación del fideicomiso aceitero, desmantelamiento del programa precios cuidados y corrida bancaria.

La incapacidad del gobierno para bajar la inflación se transformó hoy en una de los principales problemas del gobierno de Mauricio Macri. Un estudio del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) concluyó que "el aumento promedio de los productos que componen la canasta básica fue de un 16% para el bimestre marzo-mayo de 2018".

El estudio releva la remarcación de precios desde el 18 de marzo con el objetivo de "captar el efector corrida". Según el CEPA se produjeron "subas considerables principalmente en frescos, bebidas y elementos de higiene personal. Respecto de las frutas y verduras frescas, se suma el componente estacional que explica los elevados incrementos. Es decir que, sumado al efecto de la estacionalidad, se agrega el efecto de la devaluación".

Siempre según el Centro dirigido por el concejal de San Martín, Hernán Letcher, la devaluación del 25%, tras la corrida bancaria, se dio en el marco de un aumento de tarifas de servicios públicos y de combustibles, componentes que funcionan como insumos de los productos de consumo básico.

El estudio realizado contempló 37 productos de la canasta básica y la evolución de los precios entre el 18 de marzo y el 20 de mayo de 2018. El siguiente cuadro detalla la inflación producto por producto.

Para el CEPA, los "sectores de ingresos fijos y los sectores populares se verán afectados en su poder de compra", fundamentalmente tras el cierre de las paritarias en torno al 15%. Estas capas de la población destinan la mayor cantidad de sus ingresos en productos de consumo masivo, como alimentos y bebidas, y "tienen poco margen para reducir otros consumos". Además, los jubilados y beneficiarios de programas sociales serán otro de los sectores más perjudicados porque "el aumento que obtuvieron en marzo no alcanza para compensar la suba de precios".

Entre las razones de esta escalada inflacionaria, el CEPA no sólo cuenta a la devaluación de las últimas semanas y al aumento de las tarifas, sino que también señala otros motivos: la quita de retenciones a las exportaciones agropecuarias "produjo un importante incremento en el precio de los alimentos a principios de 2016; la apertura financiera, que genera "condiciones de enorme vulnerabilidad ante los bruscos movimientos de los capitales especulativos"; la liberalización de los precios del combustible, que "cualquier movimiento en el tipo de cambio afectará a su precio"; y el "desmantelamiento del programa Precios Cuidados".