Miércoles 26 de septiembre de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 19.18.2018

Vidal se negó a responder las acusaciones de Magario sobre las fallas de Provincia en materia de seguridad

Las idas y vueltas entre La Matanza y Provincia tras el asesinato de un colectivero no cesan. Magario sostuvo que "hace dos años que no hablo con la Gobernadora", mientras que Vidal se negó a hacer de la muerte "una pelea entre políticos".

Tras el asesinato de Leandro Alcaraz el domingo por la tarde en Virrey del Pino, Partido de La Matanza, comenzó una serie de cruces entre gobierno local y provincial sobre la responsabilidad insitucional en materia de seguridad. Ayer, Verónica Magario y María Eugenia Vidal brindaron entrevistas televisivas donde expusieron sus posiciones sobre el tema.

"La seguridad no es nuestra responsabilidad" dijo la jefa comunal en América TV. Por su parte, la Gobernadora sostuvo, en América 24, que "no le voy a contestar a la intendenta porque, mientras alguien murió, esto no puede ser una pelea entre políticos".

Sin embargo, el encargado en el gobierno de Vidal de apuntar contra la intendenta de La Matanza en medio de este conflicto es su Ministro de Seguridad, Cristian Ritondo. El lunes, Ritondo acusó a Magario de que "hay intendentes a los que se les entrega un fondo de dinero y en dos años no han gastado un peso", en referencia al fondo de seguridad.

Por otra parte, Magario criticó que "lo mejor que podría pasarnos a todos los intendentes de la provincia de Buenos Aires es que la Policía Local pase con los fondos a los municipios para que los intendentes, que conocemos los problemas de los distritos, podamos encargarnos de la seguridad". Esto es lo que hizo Mauricio Macri cuando le pasó miles de efectivos de la Policía Federal a la fuerza de Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Por último, María Eugenia Vidal dijo que "“la seguridad es responsabilidad de todos los que gobernamos, más allá de las leyes". Por su lado, Magario acusó a la Gobernadora de no hablarle durante dos años.