El Ojo Parlamentario: ¿Se rompen los bloques del Frente de Todos? - Política y Medios
03/12/2021 - Edición Nº5054

CONGRESO

El Ojo Parlamentario: ¿Se rompen los bloques del Frente de Todos?

La agenda de medio ambiente se impone en el Congreso que viene, con Milei como blanco predilecto. El Frente de Todos hace malabares para sostener la unidad. Nadie sabe cuándo se trata el presupuesto, pero se le pega a Macri con el FMI.

La agenda de medio ambiente se impone en el Congreso que viene, con Milei como blanco predilecto. El Frente de Todos hace malabares para sostener la unidad. Nadie sabe cuándo se trata el presupuesto, pero se le pega a Macri con el FMI. ¿Los jubilados ganaron o perdieron con Alberto?

[Están verdes]

Diputados oficialistas y opositores viajaron a Glasgow para participar de la cumbre de cambio climático y trajeron una larga agenda de temas para acelerar cuando se retomen las sesiones.

Es una agenda transversal que tiene un enemigo común: Javier Milei, el futuro diputado liberal, tal vez el único político del país que niega el cambio climático y milita en contra.

Su posición es la de referentes como Donald Trump o Jair Bolsonaro y alcanza para chocar con sectores del PRO, la UCR y la Coalición Cívica, que hasta corren al gobierno por estos temas.

Habrá leyes para discutir quién tiene razón, como la de presupuestos mínimos de humedales o la gestión de envases, que el ministro Juan Cabandie presentó en el Congreso en medio de la cumbre internacional.

Alberto Fernández se complicó una vez más al hablar: anunció que tipificará delitos por desforestación, cuando ni siquiera pudo garantizar el cumplimiento de la ley de bosques en el presupuesto.

[¿Se rompen los bloques del FdT?]

Desde el 13 de septiembre en el Congreso se escucha que post elecciones generales habrá ruptura en las bancadas del Frente de Todos, por las heridas de los gobernadores, que siguen pidiendo intervenir en la agenda de decisiones.

Alberto no sale de su laberinto: escucha ofertas para romper con Cristina Kirchner, pero luego nadie lo acompaña cuando tensa la relación y mucho menos le explican hacia donde seguir.

El jefe de Gabinete, Juan Manzur, tiene la misión de encontrar la unidad y en tal caso arrastrar a los gobernadores a una candidatura presidencial suya, en una interna de 2023 que parece estar definida.

Lo cierto es que una fractura parlamentaria posterior a una derrota afectaría al Gobierno y,  por lo tanto, el propio presidente tiene motivos de sobra para reclamar unidad y cordura, al menos por un tiempo.

En tal caso, les reclamará algún pronunciamiento sobre asuntos en los que Cristina se oponga, como el acuerdo rápido con el FMI que espera en marzo. No mucho más.

[¿Y el presupuesto?]

En 2010 CFK no logró que la oposición le aprobara el presupuesto y gestionó al año siguiente con la prórroga del que estaba vigente y una actualización de partidas.

En 2019, Alberto ignoró el que había presentado Mauricio Macri e hizo lo mismo, pero con una travesura: ni bien comenzó la pandemia, firmó un decreto de necesidad y urgencia para devolverle al jefe de Gabinete la facultad de reasignar fondos sin límite alguno.

Nadie sabe qué pasará este año, porque Martín Guzmán presentó el presupuesto el 15 de septiembre y todavía no fue convocado para exponerlo en Diputados.

Máximo Kirchner prefiere esperar a ver cómo avanza con su negociación con el FMI y saber si está de acuerdo, porque el presupuesto ignora por completo los pagos previstos al organismo en 2022.

El panorama de tratamiento es cuanto menos incierto, porque además los gobernadores acumulan reclamos de modificaciones que afectan el frente fiscal y Guzmán no acepta.

Los más revoltosos son los partidos provinciales, que piden cambios y tienen los votos para el quórum que al oficialismo le falta en Diputados. El cordobés Juan Schiaretti esta vez no tiene tan claro si conviene ayudar y pagar el costo político en su provincia. ¿Camina la prórroga?

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscribite a nuestro boletín de noticias