A 14 años del femicidio de Sandra Ayala Gamboa, sigue la lucha para juzgar a los encubridores - Política y Medios
02/03/2021 - Edición Nº4778

NI UNA MENOS

A 14 años del femicidio de Sandra Ayala Gamboa, sigue la lucha para juzgar a los encubridores

El 16 de febrero de 2007, la joven de 21 años que había llegado desde Perú a La Plata para estudiar Medicina, salió de la pensión en la que vivía y se acercó́ al ex edificio de Rentas para una entrevista de trabajo. Sin embargo, nunca regresó a su casa. A 14 años, su mamá, Nelly Gamboa, sigue luchando.

Este lunes se cumplen 14 años del femicidio de Sandra Ayala Gamboa. Un caso paradigmático en la ciudad de La Plata, no solo por su brutalidad, sino también evidenciar una profunda expresión de odio: Sandra no era una simple mujer y el lugar donde la violaron no era un lugar común. Sandra era una joven que reunía las condiciones de ser pobre, migrante y estudiante en una ciudad desconocida. Estas características hacen aún más vulnerables los derechos de las mujeres en general y los de Sandra, en particular, que fue al encuentro con su femicida con la falsa excusa de una entrevista para un puesto de niñera. 

El 16 de febrero de 2007, la chica de 21 años, que era enfermera y había llegado desde Perú a La Plata para estudiar Medicina, salió de la pensión en la que vivía y se acercó́ al ex edificio de Rentas, en calle 7 entre 45 y 46, respondiendo a una cita de una oferta de trabajo. Sin embargo, nunca regresó a su casa.

El desenlace fue fatal: el 22 de febrero, unos obreros que ingresaron al edificio para continuar con unas obras de reparación, hallaron su cuerpo sin vida. La joven había sido violada y asesinada en la dependencia estatal del centro plantense. 

Luego de años de lucha y el incansable trabajo de su madre, Nelly Gamboa, la causa llegó a juicio oral y. en noviembre de 2012, el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 5 condenó a prisión perpetua al único acusado, Diego José Cadicamo, a quien se le probaron ocho casos más de violación y que es conocido como "el sátiro de las niñeras".

Además de los rastros de Cadicamo, el cuerpo de Sandra tenía otros cuatro ADN que aún no se sabe a quiénes pertenecen. No obstante, la causa que investiga el encubrimiento de la Departamental Primera de La Plata se encuentra paralizada. En este contexto, la mamá de Sandra insiste en que "los encubridores y cómplices" del femicidio de su hija aún siguen en libertad y exige desarchivar la causa para poder esclarecer y juzgar a otros actores responsables, precisamente por tratarse de un crimen ocurrido en un edificio del Estado Provincial.

 

 

El 10 de septiembre de 2018, el ex edificio del archivo de la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA), se conviritó oficialmente en la Casa Sandra Ayala Gamboa y, desde entonces, funciona como centro integral de acompañamiento para víctimas de violencia de género, con un equipo técnico de psicólogas, abogadas, profesionales de la salud y equipos dedicados a la niñez. 

En febrero del 2020 se anunció, además, que comenzaría a depender del nuevo Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad. Y al día de hoy, funciona allí la Dirección Provincial de Situaciones de Alto Riesgo y Casos Críticos del Ministerio de Mujeres PBA.  El lugar brinda atención de lunes a viernes de 8 a 18 y es Nelly quien personalmente guía a las mujeres denunciantes

A 14 años del crimen de su hija, la lucha de la madre de Sandra continúa como el primer día: "Yo no quiero parar y quiero que toda la gente que le hizo daño a mi hija esté presa, encerrada, pagando la condena y no matando a nuestros hijos e hijas".

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias