El asedio mediático, judicial y laboral de Garro a un abogado por apoyar a los manteros senegaleses - Política y Medios
30 de noviembre de 2020 - Edición Nº4686

PERSECUCIÓN

El asedio mediático, judicial y laboral de Garro a un abogado por apoyar a los manteros senegaleses

“Ojalá dedicaran un cuarto de la tenacidad que le meten a esto en desarticular las redes de trata posta”, cuestionó el letrado en un extenso escrito donde describe el insólito acoso.

La persecución a la comunidad senegalesa viene siendo, desde hace varios años, política de Estado en la Ciudad de La Plata, como si el Julio Garro buscara configurar, en la capital bonaerense, una especie de imitación a escala de la política de Horacio Rodríguez Larreta en la Capital Federal.

En este marco, los imponentes operativos policiales dirigidos a impedir la venta de productos en la vía pública han sido moneda corriente. Brutales represiones, decomisación de la mercadería, detenciones y demoras de comerciantes, son algunas postales que a menudo exhiben las calles del centro platense.

Sin embargo, el tema trae tan preocupada a la comuna que el asedio no se limita a los manteros senegaleses, sino también a quienes les brindan su apoyo y defienden sus derechos.

[Embates legales, mediáticos y laborales contra un activista]

En los últimos días, el abogado Damián Brumer, integrante del colectivo La Ciega, conformado por legistas que militan en defensa de los derechos humanos, escribió un potente descargo en las redes sociales, buscando aclarar varias de las acusaciones que varios portales de la región, de estrecho vínculo con el municipio, difundieron con llamativa coordinación, el pasado martes 10 de noviembre.

“En esta imagen la Bonaerense casi ahorca -literalmente- a un mantero senegalés por vender gorras y chucherías en la vereda. Fotos así hay un montón, también hay filmaciones, relatos, certificados médicos y pilas de materiales que prueban la persecución y violencia que sufren lxs senegaleses a plena luz del día”, señala en las primeras líneas del texto el letrado.

La fotografía que acompaña el texto de la publicación.

El autor del texto aclara que el posteo no es sobre él, sino sobre “el uso difamatorio que desde hace meses el Municipio viene haciendo sobre mí, con el evidente propósito de correr el eje de una discusión, cuyo foco central está expresado en esta foto que le sacaron a Abdou”.

Brumer advierte, además, que “de lo que todavía no hay ninguna foto, filmación o siquiera un mínimo elemento que permita construir al menos un manto de sospecha, es de que en La Plata existe una mafia criminal dedicada a explotar senegaleses”.

La denuncia, aunque fuera cierta, tampoco termina de justificar demasiado el accionar del municipio, ya que, en todo caso, la represión y persecución se practicaría sobre las víctimas de la red de trata.

Sin embargo, ni en dicha presentación, ni en las posteriores investigaciones se hallaron, hasta el momento, indicios que permitan sustentar la denuncia. “Ni en las declaraciones mediáticas que han hecho el intendente Julio Garro y la Secretaria de “Control Urbano” Virginia Pérez Cattaneo, hay un sólo indicio que pruebe los delirios místicos de estxs funcionarixs”, asevera.

Julio Garro junto a Vrginia Pérez Cattaneo.

Según se puede observar en el descargo, el municipio también denunció al legista el pasado 31 de agosto, acusándolo de mantener vínculos con una organización criminal trasnacional dedicada a la trata de personas, más particularmente a la explotación laboral de inmigrantes senegaleses.

Y es desde ese momento que asegura que es una “idea” que “el municipio está empecinado en instalar”, tal como instaló la relación de los manteros con diferentes actividades ilícitas.

“Parece ridículo que tenga que aclararlo, pero no soy ni hago tal cosa”, escribió Brumer, y a continuación explicó: “Desde bastante pendejo mi participación en 'organizaciones' o 'asociaciones' estuvo más ligada a la defensa de los derechos humanos que a perfilarme como semejante delincuente”.

[Investigación encubierta e intervención ante su empleo]

A pesar de la falta de argumentos, este activista padeció, en lo que va del año, denuncias penales, investigaciones judiciales y una vigilancia “encubierta durante casi un mes por la División de Inteligencia de la Prefectura Naval Argentina”.

Además, remarcó la súbita aparición de “artículos periodísticos que me escracharon diciendo gansadas sin chequear una sola coma” y “la persecución del intendente Garro en mi espacio de trabajo”.

Según denuncia en el post, el municipio “ viene reclamando insistentemente que mis empleadores me sancionen por defender los derechos de lxs senegaleses y por hacer ‘proselitismo político’ (esto último por haber participado de una actividad en la Comisión Provincial por la Memoria)”.

Damián Brumer durante una conferencia de prensa realizada en la Comisión Provincial por la Memoria.

A los ojos de la administración municipal, estas acciones constituyen una grave falta institucional incompatible con sus tareas laborales, ante lo cual aclaró ciertas cosas para limpiar su imagen.

Sobre ese pedido tan agradable que hace el intendente en mi espacio laboral, permítanme decir 3 cosas que algunos medios pasaron por alto:

1. Trabajo en el Poder Judicial desde antes de recibirme, y dado que el reglamento dispone bloquear las matrículas de todxs lxs abogadxs que trabajamos en la Justicia, nunca representé legalmente a nadie (ni a senegalesxs ni a argentinxs ni a nadie). No van a encontrar una sola firma mía que pruebe tal cosa.

2. Desde que me recibí soy parte de La Ciega, un colectivo integrado por abogadxs que militamos defendiendo los DD.HH. y desde el cual acompañamos a la comunidad senegalesa frente a la violencia municipal y policial. Cuando ese acompañamiento implica la representación legal de algún trabajador senegalés, ese rol es ejercido siempre por un abogadx matriculadx.

3. En su oportunidad mis empleadores del Poder Judicial me autorizaron formalmente a integrar la Asociación Civil La Ciega en horarios extra-laborales. Tan es así, que NO EXISTE ningún tipo de proceso administrativo en mi contra por infringir el ‘Reglamento para la Justicia Nacional’ que tanto le preocupa al Municipio y que con tanta seguridad afirman algunos medios”.

Los mencionados artículos fueron publicados en tres importantes portales de noticias de la ciudad, donde se informa sobre la denuncia que pesa sobre Brumer, y su trabajo en el Poder Judicial.

Entre otras cosas, aseguraron hasta en los titulares que se trataba del abogado de los manteros (trabajo que, por lo expuesto previamente, no puede tener) y apuntalaron fuertemente en torno a las acusaciones del municipio.

De esta manera, la campaña de desprestigio de los manteros para justificar su brutal desplazamiento del espacio público platense alcanzó a los activistas que los apoyan. Hacia el final de la publicación, el abogado pidió que “ojalá el gobierno municipal dedicara un cuarto de la tenacidad que le mete a esto en desarticular las redes de trata posta”.

En este sentido, sentenció: “Además de no ser este el caso, se invierte recursos del Estado en una cruzada cuyo único resultado es joderle la vida a laburantes que apenas sacan unos mangos por vender medias y cargadores de celular”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias