Menos trabajo, más monopolio: con el aval de Garro, se concentra la oferta gastronómica - Política y Medios
04/12/2020 - Edición Nº4690

LA PLATA

Menos trabajo, más monopolio: con el aval de Garro, se concentra la oferta gastronómica

La sociedad de los hermanos Leuzzi mendiga la ATP mientras crece su poder en asociación con la Municipalidad que, mediante inspecciones a comercios, persigue políticamente y abona a los cierres masivos. Por caso, al tradicional salón y restaurante “La Comarca” no se le permitió abrir y los propietarios eclesiásticos los desalojaron.

Por: Juan Amicuzzi

 

Conforme datos del INDEC, en el primer semestre de este año 33 mil platenses perdieron su trabajo y la tasa de desocupación ya oscila en el 10% siendo de las más altas de la Provincia de Buenos Aires, al tiempo que se prevé que siga agudizándose hacia fin de año.

Mientras se bajan las persianas de los comercios producto de persecuciones de la Dirección General de Inspecciones que opera fiel al intendente Julio Garro y a la vez que propietarios aprietan a inquilinos para que desalojen los locales -cuando hay una prohibición hasta el 31 de diciembre-, la firma de los hermanos Leuzzi (que poseen la La Trattoria, Foodie, Runnie’s, Paesano y Los Fuegos, entre otros emprendimientos) aprovecha para ir adquiriendo y programando aperturas de nuevos locales mientras que trabajan para instalarse, por intermedio de food trucks, en lo que será el renovado Teatro del Lago tras su “éxito” en la República de los Niños.

El intendente macrista demuestra que sigue dándole la espalda a más del 16 por ciento de los negocios platenses que cerraron en este tiempo -según un reporte de agosto de Fundación FundLa Plata- en el marco de los ocho centros comerciales que posee la ciudad capital provincial. Es más, el vicepresidente de la Cámara Gastronómica Platense (PULPA), Daniel Alayian, adelantó el mes pasado que el 50% de los comercios no abrirá y que más de 6 mil trabajadores del área perdieron su trabajo

En ese sentido, esta semana cerró el tradicional salón y restaurante de eventos sociales y culturales “La Comarca”, situado en avenida 44 Nº 779 entre 10 y 11. Allí más de una veintena de trabajadores interrumpieron la esperanza de poder retomar su labor luego de una siniestra persecución política de la Dirección General de Inspecciones que depende de la Secretaria de Convivencia y Control Ciudadano.

Las voces que trabajaban en el sitio le confiaron a PolíticaYMedios que desde febrero que no asistían al lugar de trabajo producto de la pandemia y el ASPO, pero que, luego, los equipos de inspecciones pedían “cosas insólitas” para habilitarlos, mientras que abrían ilegalmente los comercios citados anteriormente como La Trattoria, Foodie, Runnie’s, Paesano, Los Fuegos y demás firmas de los Leuzzi -violando las normas del aislamiento puesto que no se habían habilitado que vuelvan a operar-.

A lo que refirieron es a que cada vez que presentaban todo el papelerío para que una vez que se permitieron las aperturas retornar a la actividad, desde esta Dirección se burocratizaba el asunto y se ralentizaban los trámites.

“El dueño del local nos advirtió que podríamos volver a trabajar hace unos meses, pero entre todas estas idas y vueltas de Inspecciones, el local no abrió y además, perdí una de las changas que estaba haciendo para mantenerme por lo que debí comenzar a ir a pedir bolsones de comida a Desarrollo de la Comunidad porque no daba para más”, relató con desazón Javier, uno de los empleados de “La Comarca”, testigo de la desidia e insensibilidad de Inspecciones.

En tanto que, quien era encargada del local, Fernanda, expresó con congoja que “no tuve más alternativa que exponerme e ir a buscar trabajo en medio de la ola de contagios”. Pero el compromiso no era solo por ella, de modo tal que, como narró, “debo mantener a mi familia, aunque con esta pandemia puedo traer el virus a mi casa; es una situación desesperante y estoy sin un peso”.

Por su parte y de hecho, comentan las fuentes del local que más de una vez han recibido la visita de las cuadrillas de tal ente gubernamental y les han clausurado el local por venta de entradas ilegales cuando los clientes se acercaban de a grupos para celebrar, por su parte y con reservas, su cumpleaños o festejos íntimos previos a la pandemia.

Además de este sinsentido, también los empleados denunciaron tratos violentos y homofóbicos por parte de los efectivos de inspecciones que, en una fiesta temática, irrumpieron señalando discriminatoriamente a los asistentes en el verano pasado.

En definitiva, cerró este local en donde meses antes a que se defina la candidatura de Alberto Fernández asistió el propio presidente en actual ejercicio a brindar un acto; o donde, por ejemplo, se efectuó el declarado de interés municipal homenaje post mortem al exfutbolista de la Selección Argentina y Estudiantes, José Luis “Tata” Brown; o en el lugar en el que se realizaron cenas para recaudar fondos para jardines que sufrieron incendios o para realizar comedores populares y demás mociones sociales que tanto le molestan al macrismo local.

Sin embargo, conforme manifestaron fuentes del local, por ejemplo, para hoy tenían reservado un cumpleaños de 15 que debieron reprogramar ante toda esta situación. Sobre todo porque la Iglesia dueña del inmueble intimó vía carta documento al dueño de “La Comarca” a abandonar el local y entregar la llave.

El obispo local que maneja la Iglesia poseedora de ese local instó al locatario a retirarse de inmediato de la locación. Esto llama a encender las alertas no solo por violar el decreto que no permite desalojos, sino por el supuesto carácter social que cumple la entidad eclesiástica que poco empatiza con la situación de los trabajadores.

[Quiénes son los Leuzzi, denunciados por quedarse con el ATP]

Carlos y Marcelo Leuzzi son empresarios gastronómicos con mucha ascendencia en grupos oficialistas macristas y, tal es la afiliación, que son los accionistas mayoritarios de los locales que se instalaron en la República de los Niños y que buscan acercarse cuando se habilite el Teatro del Lago, más allá de los comercios céntricos que poseen.

A su vez, son parte de la Cámara Gastronómica Platense denominada PULPA, el espacio en el que se agrupan los mayores inversores del rubro en la región. Esta Cámara tiene como figuras centrales a los hermanos, que hicieron un emporio con decenas de locales sobre la base de una irregular forma de inversiones, evasiones de impuestos y, sobre todo, precarización laboral.

Este modus operandi se plasmó en cómo violaron las normas del aislamiento arriesgando trabajadores a exponerse a la atención directa al público en pleno pico pandémico. Un claro ejemplo fue a mediados de año cuando el local Masse, el cual también poseen, abrió sin permisos. En aquel entonces se popularizaron cruces mediante un grupo de WhatsApp de empresarios gastronómicos donde aquellos que respetaban las reglas estallaron de bronca contra este grupo que se maneja con opulencia e impunidad.

A su vez, un caso que va tomando notoriedad es el de una trabajadora que inició una denuncia judicial contra estos empresarios ya que el grupo percibe el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción, por lo que el Estado Nacional paga la mitad de los sueldos de los empleados.

En ese sentido, la notoriedad del asunto radica en que la trabajadora le adelantó a PyM que conserva pruebas contra los Leuzzi de cómo se apropian de la mitad del pago que les pertenece a los trabajadores. “Cobraba 15 mil pesos y estoy empleada precariamente, pero desde el inicio del ASPO solo percibo $7500 y la otra mitad, compensada por la ATP, se la quedan ellos”, manifestó, indignada la protagonista citada.

“Inicié una causa para que esto se esclarezca y ya quisieron arreglar conmigo, pero quiero que se sepa la verdad”, añadió ante la problemática que se desarrolla en los grupos que manejan los hermanos que, según vienen informando otros medios, poseen deseos de seguir la línea de Garro y presentarse como candidatos -al menos Carlos- ejecutivos en 2023.

Temas de esta nota:
OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: