28 de septiembre de 2020 - Edición Nº4623

La Vicepresidenta del Comité de la UCR Nacional pidió que echen de la Argentina a Evo Morales con una sorprendente diatriba

Lo acusó de tener "comportamientos autoritarios que pueden poner en riesgo o erosionar la democracia en Bolivia". Además hizo algunas observaciones en las que justifica (pero no justifica) el golpe de estado.

El curioso e inesperado reclamo proviene de una de las máximas autoridades del radicalismo. Se trata de una diputada provincial bonaerense por la Séptima Sección, pero el rol más importante lo desempeña como Vicepresidenta del Comité de la UCR Nacional, donde secunda al ex gobernador de Mendoza y actual diputado nacional Alfredo Cornejo. 

Hoy se conoció una comunicado donde el radicalismo expresa su posición sobre el asilo a Evo Morales, con una extensa explicación que se extiende a tan sólo este tweet: 

 

 

Cornejo se mantuvo en silencio y envió a Lordén (una legisladora que desde que asumió dedicó gran parte de su actividad a pronocionarse a través de una consultora que hace las tareas de prensa y difusión en torno de su figura) a que cuestione a Morales, y de paso ataque al gobierno nacional.

El realto de la diputada comienza de esta manera: "Vía un referéndum llevado a cabo en Febrero del 2016, la voluntad popular del pueblo boliviano rechazaba un cuarto mandato del entonces Presidente, Evo Morales, quien con aval del Tribunal Supremo desoyó la opinión pública y se refugió en el derecho de como ciudadano poder postularse libremente". Curioso: el primer párrafo menciona el plebiscito de hace cuatro años, pero no el golpe de estado de 2019.

Y continúa su relato en el mismo tono aunque se remonta más atrás en el tiempo: "Pero en 2016 no fue la primera vez en la que se evadió las reglas de la democracia del país vecino, si nos remontamos al 2013 logra presentarse en búsqueda de un tercer período mediante un fallo constitucional, donde logró que no se contara su primer mandato visto que se había llevado a cabo en otro régimen constitucional, y en el cual su gestión consiguió la reforma de la constitución incluyendo una reelección posible". 

"Ya en las últimas elecciones del 20 de octubre de 2019 empezaron a denunciarse irregularidades, las cuales hacen eco en los organismos internacionales como la OEA, que terminan recomendado la anulación de las elecciones y el pedido de un nuevo llamado para que el pueblo pueda volver a expresarse", agrega en su singular narración de la historia reciente.

Además, por ignorante o por malintencionada Lordén expresa una mentira vergonzosa, cuando relata: "Hasta ahí una parte de la historia. Ante el caos generado posteriormente, desde la oposición, las fuerzas policías y fuerzas armadas, le sugieren a Evo la renuncia. Al no ceder, se produce un Golpe de Estado, el cual es repudiado por nuestro partido, pero que dicho repudio no justifica el fraude. Tampoco nos expresamos en contra de la decisión del Gobierno Nacional, porque entendimos y aceptamos en un principio el rol de refugiado de Morales pero con las normas que se deben cumplir, entre ellas la de no hacer declaraciones.. y ahí lo vemos: dando entrevistas en distintos medios y encuentros con distintos funcionarios". Nótese con qué descaro afirma que a Evo Morales le sugirieron que renunciara. La legisladora o no lee los diarios o es muy atrevida para falsear la hiastoria. 

Para colmo, luego señala: "La gota que rebalsa el vaso es cuando asegura en sus redes sociales que en el caso de volver a su país 'habría que organizar milicias armadas del pueblo como en Venezuela', lo cual habla del peligro que puede significar para la reconstrucción de la democracia en el pueblo hermano de Bolivia". Además de que Morales ya aclaró de qué se tratan esas milicias, Lordén omite las violaciones a los derechos humanos, reconocidas en todo el mundo y que sufren los más humildes de nuestro pueblo hermano. Le preocupan los discursos de campaña del MAS pero no los muertos por las balas del gobierno de la golpista que lo encabeza: la desopilante autoproclamada residenta de Bolivia, Jeanine Áñez. 

"Es ahí cuando la UCR no puede tolerar y debe cuestionar el refugio de Evo Morales, por un lado entendiendo que no cumple con las pautas para continuar en ese rol, y por otro porque su persona tiene comportamientos autoritarios que pueden poner en riesgo o erosionar la democracia en Bolivia, como se menciona en el libro “Cómo mueren las democracias”, provocando un debilitamiento del orden institucional y generando una sensación de alerta en todo Latinoamérica". Increíble.

Por último, la portavoz del macriradicalismo al servicio de los intereses de las clases altas de Bolivia intenta ponerse del lado de las víctimas, no se sabe cuáles:  "En aquellos países que sufrimos y tenemos muy presentes nuestras historias de dictaduras, pregonaremos el Nunca Más advirtiéndole a nuestros vecinos latinoamericanos el riesgo de muerte para nuestras democracias si no nos expresamos en contra de dirigentes como Morales".

Temas de esta nota:
OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: