27 de septiembre de 2020 - Edición Nº4622

"Nosotros hablamos de socioambientalismo", explica el "intendente jipi" que sueña con la comunidad organizada

Política y Medios dialogó con uno de los jefes comunales más vinculados a la defensa del medio ambiente. Gobierna un distrito donde son importantes actividades difíciles de congeniar: la soja, el turismo y el comercio, entre otras. Un rara avis que oxigena la política y muestra un compromiso de acero con su comunidad.

"A Pablo Riveros la etiqueta de "intendente hippie" le causa un poco de gracia. Aunque admite que sus oponentes utilizan esa descripción para subestimarlo, él la usó a su favor. Detrás de sus tatuajes, está un artesano de 40 años que nació en el barrio porteño de Caballito pero vivió gran parte de su vida en Centroamérica. Detrás de sus rastas, está el dirigente que se mudó a Villa Ciudad Parque, en Calamuchita, hace 15 años y, desde entonces, encaró un proyecto socio-comunitario. Quería diferenciarse del aparato político tradicional. Su fórmula resultó: en diciembre asumirá como el nuevo jefe comunal de ese distrito".

La descripción del entrevistado por Política&Medios corresponde al sitio del canal de noticias TN. Probablemente el cronista que entrevistó a Riveros haya quedado sorprendido por su perfil. Se lo nota campechano, muy formado intelectualmente y con un indisimulable espíritu militante. Nos devolvió un llamado con un pedido de disculpas: "Perdón por no haber podido charlar hoy más temprano, recién me desocupo del trabajo", nos dijo ya estaba entrada la noche del martes.

En horas de la tarde habiamos llamado a su teléfono celular y lo habíamos sorprendido en plena tarea: estaba junto a vecinos del lugar bajando bolsas de un camión. Por eso decimos que es un rara avis, y en buena hora. 

"Nosotros tenemos una visión en la cual lo social tiene que ver con lo ambiental ,  hablamos de socioambientalismo. Entendemos que es una construcción política social y fuerte lo que atraviesa lo ambiental", explica. 

"En 2008 armamos el colectivo 'Paren de fumigar' en toda la provincia de Córdoba para luchar contra los agrotóxicos. Hicimos un montón de encuentros, logramos mejorar la legislación, que se sancionaran ordenanzas, y en el año 2011 fuimos a juicio contra varios fumigadores. Lo ganamos e impusieron una pena de 3 años a algunos de ellos", relata Riveros. 

 

Y aclara: "Eso es sólo una parte de nuestra política ligada a la defensa del ambiente. También impulsamos con un montón de organizaciones la expulsión de Monsanto del distrito  Malvinas Argentinas, que está al lado de Córdoba capital. Querían instalar la fábrica más grande de agroquímicos de América Latina. La construcción tuvo entre un 10 y 15 por ciento de avance, pero al final se terminaron yendo". Dos años y medios duró el acampe que coordinaron cordobeses comprometidos en esa lucha, como el intendente de Villa Ciudad Parque.

 

Política&Medios pudo confirmar que distintas entidades preparan una intensa campaña en defensa del bosque nativo. Allí estará Riveros, según adelantó a este portal. Vale aclarar que es el referente provincial de la Corriente Martín Fierro, integrante del Frente de Todos. 

 

"Todo eso nosotros lo llevamos a la política que se disputa, y ahí enmarcamos la diferencia con un sector socioambiental que muchas veces es marginal, apolítico, y con posiciones muy irreductibles, casi dogmáticas", aclara el entrevistado. Y le preguntamos qué diferencia sus posiciones de los sectores más ultras del ecologismo en la Argentina.

 

"Nosotros tenemos una visión en la cual lo social tiene que ver con lo ambiental, por eso  hablamos de socioambientalismo.  Entendemos que a una construcción política y social fuerte lo  atraviesa lo ambiental, y que no es que lo ambiental está por arriba de lo social, o sea, ‘sos esto o sos un asesino de la Pachamama’. La ecología no está por arriba de todo, pero se dan ciertas dinámicas vinculadas a la construcción de poder que tienen que ver con relaciones de fuerza. Hay que ir construyendo con el conjunto de la comunidad al ritmo de lo posible", explica.

 

Aunque parezca que en Villa Ciudad Parque (en ese plano) la gestión comunal actual fue avanzando con armonía, el intendente nos aclara cómo fue amalgamando los intereses de los distintos sectores de lo que él gusta llamar "la comunidad organizada" a la que aspira. 

 

"Señalamos a los vecinos  que la contaminación de los ríos, del agua, del medio ambiente y de las personas iban en contra del turismo, y advertimos que si venían turistas y veían a los productores fumigando, el desarrollo del pueblo se iba a ver afectado", relata.

 

Y concluye la charla con una frase que resume gran parte de la utopía en la que pudo avanzar, teniendo en cuenta que Córdoba es una provincia de tradición industrial pero también agraria. "Con paciencia y logrando consensos políticos logramos sancionar  una ordenanza para ponerle límites a la fumigación. Y no obstante hoy tenemos viñedos y otras áreas donde se cultiva con rentabilidad y sin dañar el ecosistema".

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: