Miércoles 23 de enero de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
INTERNACIONAL | 20.18.2018

Maduro ratifica que asistirá a la Cumbre de las Américas y Perú amenaza con no dejarlo entrar al país

El Grupo de Lima decidió excluir al presidente venezolano de la cita regional. La canciller peruana, Cayetana Aljovín, anunció que la presencia de Maduro “no será bienvenida”, a pesar de que el gobierno de Kuczynski ya lo había invitado. Maduro asegura que llegará a la Cumbre “con la verdad de Venezuela”.

Ante la actitud del gobierno peruano de Pedro Pablo Kuczynski de retirar la invitación a Venezuela a la Cumbre de las Américas, del 13 y 14 de abril en Lima, el presidente Nicolás Maduro ratificó que asistirá a la cita “llueva, truene o relampaguee, por aire, tierra o mar”, y que llevará allí “la verdad de Venezuela”.

A pesar de que varios analistas peruanos, entre ellos dos ex cancilleres, ha reconocido la imposibilidad de negar al presidente Maduro que participe, el gobierno peruano mantiene su postura de retirar la invitación, de no permitirle la entrada al país y de desconocer (como parte del Grupo de Lima) la convocatoria a elecciones realizada por Maduro para el mes de abril.

Cayetana Aljovín, canciller peruana, anunció que la presencia de Maduro “ya no será bienvenida”, apoyándose en la declaración de la Cumbre de las Américas de Canadá, en 2001, que expresa que la alteración del orden democrático en un país es “un obstáculo insuperable” para su participación en estas reuniones.

En diálogo con Política y Medios, el secretario de relaciones internacionales del Movimiento Evita, Alejandro Rusconi, explicó que este “no es un hecho aislado, sino parte de la agresión que encabeza Estados Unidos contra el gobierno venezolano. Tampoco se trata de una casualidad los países que visitó el secretario de estado norteamericano, Rex Tillerson, en su gira por la región: México, Colombia, Argentina y Perú, los gobiernos que encabezan la arremetida contra Venezuela”.

“Nos solidarizamos con el presidente Maduro y con el pueblo venezolano y apoyamos la convocatoria a elecciones en ese país. Nuestra postura es de repudio a la actitud que han tenido esos cancilleres, que no son la totalidad, sino los 12 que conforma el Grupo de Lima”, afirmó el analista.

En ese sentido, el ex ministro de Relaciones Exteriores peruano, Eduardo Ferrero, explicó que, ante la insistencia de Maduro, el gobierno requiere del consentimiento de todos los países participantes, que son 33 frente a los 12 del Grupo de Lima que declararon su respeto, no su apoyo, a la postura de la administración peruana.

“Si el presidente Maduro insiste en venir, la decisión de que asista o no debe ser adoptada por los países miembros de la Cumbre. Es decir, tiene que ser evaluado por los cancilleres de los países miembros y ser decidido a nivel multilateral”, dijo.

Marco Arana, parlamentario peruano y fundador del Movimiento Tierra y Libertad, también aseguró que “Maduro tiene derecho a participar en la cita en su calidad de presidente elegido y el gobierno genera un embrollo diplomático al priorizar criterios ideológicos y políticos en lugar del diálogo”.

En este contexto, los representantes del llamado Grupo de Lima (Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía) también insisten en desconocer las elecciones generales convocadas en Venezuela para el próximo mes de abril.

Por su parte, Maduro rechazó la posición de estos cancilleres, que “atentan contra la soberanía nacional” y aseguró que “Venezuela no depende del Grupo de Lima para nada”.

Igualmente, el Foro de Sao Paulo también se opuso a “la posición subordinada” de estos 12 cancilleres y condenó la injerencia en los asuntos internos de Venezuela, encabezada por el presidente estadounidense Donald Trump y acatada por “los gobiernos subalternos” del Grupo de Lima.

“Apoyamos la realización de las elecciones convocadas para el mes de abril, realizadas por las instituciones del país, conforme el protocolo del proceso de diálogos realizado en República Dominicana, donde se buscaba la salida política negociada entre la oposición y el Gobierno venezolanos, y que fue construido con el apoyo de mediadores como el presidente de este país, Danilo Medina, y del ex primer ministro español José Luis Zapatero”, citan en un comunicado.

Como explicó Rusconi, durante los últimos años, la región demostró que podía construir soluciones democráticas y de cooperación e integración: se fortaleció la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), se creó la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), y se declaró a América Latina y el Caribe como zona de paz.

“Todas las actitudes injerencistas y belicistas de Estados Unidos, porque se habla incluso de invasión a Venezuela, atentan contra los postulados que se han construido en nuestra América”, concluyó el analista internacional.