Jueves 12 de diciembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 19.18.2018

A dos días de la movilización, crece la tensión entre el Gobierno y Hugo Moyano

Desde la Casa Rosada esperan atentos a la adhesión de la marcha del 21 de febrero que según el sindicalista será "multitudinaria y en paz".

El miércoles será la primera movilización del año de la CGT contra el Gobierno y la incertidumbre de lo que pueda suceder está latente. Desde el día que se anunció, las contradicciones se hicieron notar entre el triunvirato que lidera la confederación que nuclea a la mayoría de los trabajadores argentinos

Hugo Moyano, cabecilla de la marcha, no contará con el apoyo de Carlos Acuña y Héctor Daer, sindicalistas que completan la dirigencia de la central obrera, junto a Juan Carlos Schmidt que sí estará presente y quién afirmó que “el ciclo del triunvirato está agotado". Por su parte, Acuña coincidió con que la CGT está en crisis y "se perdió la confianza" mientras que Daer opinó que “el 21 será una marcha de solo camioneros”.

Sin embargo, lejos de mostrarse debilitado por el supuesto faltazo de trabajadores de gremios como la UOCRA, Aguas y los relacionados al comercio y alimentación liderados por los mencionados dirigentes ausentes, Hugo Moyano consideró “que dé la espalda un dirigente no quiere decir que se la den los trabajadores” y espera con optimismo que los trabajadores asistan a la “multitudinaria movilización”.

En este sentido, quien sí estará a la par de Moyano es Hugo Yasky, el Secretario General de la CTA y diputado nacional. “Tienen miedo de que sea una foto donde la multitud les demuestre que están equivocados, que están gobernando contra los que menos tienen” dijo Yasky, en referencia al gobierno y su reacción frente al 21F.

Por su parte, Pablo Moyano, hijo mayor de Hugo y secretario adjunto de los Camioneros, realizó declaraciones en detrimento de aquellos gremialistas que no van a la movilización tratándolos de “cagones”. “No quiero una central que se saque fotos con el Presidente y acuerde la reforma laboral” aseguró.

Por otro lado, hubo desde comienzo del año un plan de aislar al líder sindicalista de los camioneros por parte del Gobierno Nacional. Y dentro del ámbito sindical hay quienes piensan que esta marcha es solo una disputa entre Hugo Moyano y Mauricio Macri, así lo sostuvo, por ejemplo, Luis Barrionuevo en declaraciones de hace pocos días.

Vale recordar que, hace un mes, Moyano pidió, en caso de ir preso, “estar en la celda de al lado del padre de Macri” a lo que Mauricio respondió: “tiene que estar tranquilo e ir a la justicia”. En contexto, buscan desde el Gobierno asociar la movilización a problemas con la justicia que puede tener el actual presidente del Club Atlético Independiente y la posibilidad de realizar una marcha para hacer frente a ellos.

Sobre esto, el dirigente explicó que la marcha "nada tiene que ver" con la justicia y que “la gente está muy disconforme con cosas que se prometieron y no están pasando, eso genera el llamado de la movilización”.

El jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña, también salió al cruce de Moyano y entre otras cosas, consideró que no hay una consigna clara en la marcha y “los une la mirada opositora a Moyano, el kirchnerismo y la izquierda”. Además, arremetió contra la cuestión judicial del dirigente, “si cree que por movilizar mucha gente, tiene correlación con lo judicial, se equivoca de país. Pareciera que desean que este gobierno fracase porque les cuesta explicar su patrimonio” sentenció Marcos Peña.

Por último, con los evidentes problemas de conducción de la CGT y a la espera del número de concurrencia a la marcha, desde Casa Rosada buscarán presionar para que ciertos dirigentes piquen en punta y construir un nuevo liderazgo en la central obrera. En este sentido, el único del actual triunvirato que el gobierno ve con buenos ojos es Héctor Daer.

La disputa entre el Gobierno Nacional y Hugo Moyano tendrá su primer capítulo en las calles, las reacciones serán importantes de cara al inicio del año en que CAMBIEMOS intentará aprobar la reforma laboral.