Domingo 23 de febrero de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
SINDICALES | 4.17.2017

Intervinieron el sindicato de canillitas

Con un procedimiento muy similar a los que ocurrían en la última y más sangrienta dictadura cívico militar, durante el día de ayer la gendarmería allanó el SIVEDIA, Sindicato de Vendedores de Diarios y Revistas de CABA y provincia de Buenos Aires y desplazó a su actual conductor, Omar Plaini, a través de la intervención de gremio.

No es nuevo que los tiempos de la justicia argentina suelen ser un poco laxos, pero ayer fue un exceso. Con la excusa de supuestas irregularidades en la elección de 2013 en la que Omar Plaini resultó elegido como Secretario General del sindicato de canillitas, el Juez Martinez de Giorgi mandó a allanar el sindicato ayer y a intervenirlo hasta que concluya la investigación.

Cuatro años después para un allanamiento por una denuncia de fraude, justo justo previo a las elecciones legislativas en las que Plaini manifestó explícitamente su apoyo a la ex Presidenta Cristina Fernández que competirá en las PASO por la lista Unidad Ciudadana.

“Mi cercanía con el kirchnerismo tiene que ver con esto” denunció el sindicalista al canal La Nación +, y agregó que “la justicia actúa según el gobierno de turno”, refiriéndose al delay en el procedimiento judicial que, en caso de ser ciertas las irregularidades, debería haberse resuelto con más celeridad. Explicó que por esa denuncia, la Cámara del Trabajo y hasta la Corte Suprema habían fallado a su favor, corroborando que en la elección del 2013 fue votado por el 89% del electorado.

Plaini denunció cómo se llevaron adelante los hechos: "Llegaron seis camiones con 120 gendarmes en un operativo como si fuera contra narcotraficantes en alguna villa", y anunció que denunciarán al gobierno de Macri ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El ahora desplazado secretario general de los canillitas expresó en una improvisada conferencia de prensa en las puertas del sindicato: "Un juez que no tiene competencia en el fuero laboral. Que ha cambiado la carátula. Que dictó la falta de mérito a todos los miembros de la dirigencia del gremio y a mí me procesa. Si esto no es una persecución política díganme de qué se trata porque no lo entiendo".

Plaini comparó también la intervención del sindicato con la época más oscura de nuestra historia: "En la dictadura intervenían sindicatos y decían que venían a sanearlos. Así terminaron todos los sindicatos, vaciados y destruidos". Esta analogía cuadra también con las razzias que se están llevando adelante en los micros urbanos de La Plata y otras ciudades del conurbano bonaerense, situaciones impensadas de suceder durante un gobierno democrático.

La persecusión sindical parece ser la herramienta que utiliza el macrismo para silenciar los reclamos que ponen en evidencia el ajuste que viene llevando adelante, y también, a quienes forman parte de una organización política partidaria, como Plaini en los canillitas. En marzo allanaron el sindicato de gastronómicos, y el pasado 21 de junio le tocó el turno al sindicato de camioneros. En ambos participó gendarmería y la excusa fue la búsqueda de facturación ilegítima.