Sábado 16 de noviembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 21.17.2017

CFK lanzó Unidad Ciudadana en busca de amplitud

Con nueva estética y convocatoria amplia presentó el espacio con el que el kirchnerismo participará de las elecciones de medio término.

Desde finales de 2015, con la victoria de CAMBIEMOS en las espaldas, numerosos sectores del peronismo le adjudicaron la derrota electoral al sectarismo con que ejercía el poder y la conducción la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Una crítica aceptable pero que de ninguna manera explica el resultado de la última elección.

El año 2017 se preveía crucial. Las primeras elecciones que enfrentará la alianza CAMBIEMOS en condición de oficialismo serán un termómetro que marcará las condiciones en que gobernará los próximos dos años. No sólo por la futura composición de las cámaras sino por el ajuste que planifica el gobierno para después de octubre. Así las cosas, el año comenzó, en el peronismo, con las mismas críticas a CFK que dos años atrás: sectarismo, cierre de listas a dedo y, en un año electoral, apareció la teoría del piso alto y el techo bajo.

Intendentes, legisladores, dirigentes gremiales y sociales se volcaron a promover una “renovación” tras la figura del ex ministro de transporte de Cristina Kirchner, Florencio Randazzo, quien hasta el momento sólo ha hablado a través de editorialistas y voceros. El espesor del espacio que planeaba construir Randazzo se fue desgajando producto de la aparición de la ex presidente en la discusión pública. Sucede que los intendentes, fundamentalmente del Gran Buenos Aires, tienen una certeza: Cristina tiene piso alto y techo bajo, pero ningún otro dirigente del peronismo hoy alcanza ese piso que, encuestas más encuestas menos, puede superar el 30% de los votos.

El lunes, una foto de una reunión que Randazzo mantuvo con los doce intendentes que lo apoyan muestra que su proyecto de “renovación” no se tradujo en peso territorial ni en amplitud. En cambio, el acto encabezado en el estadio de Arsenal de Sarandí no sólo mostró mayor diversidad de apoyos y el acompañamiento de más de treinta intendentes bonaerenses sino también un cambio de estética, de discurso y de organización. Sin tanta visibilidad de las organizaciones que pertenecen al “núcleo duro” del kirchnerismo, sin banderas partidarias ni mensajes exclusivamente dirigidos a los sectores militantes, Cristina demostró haber tomado nota de las críticas que se le habían hecho. Al menos en su discurso, la ex mandataria dejó entrever amplitud y que lo único que se necesita para ser parte es representar los intereses de quienes sufren las políticas sociales y económicas del macrismo.

Cristina Fernández de Kirchner lanzó el frente Unidad Ciudadana, por fuera del histórico Partido Justicialista. Aún no anunció su candidatura y aunque mucho hay para asegurar que así será. La estrategia de CFK es de resultado incierto pero hay un dato: tomó nota de las críticas. Que hoy, desde otros sectores del peronismo, le machaquen sectarismo implicaría una contradicción en sí misma.

Noticias Relacionadas

POLITICA  | 14 jul 2017

CFK lanzó su campaña junto a ciudadanos marplatenses

La ex presidenta inició el camino rumbo a las PASO de agosto con un escenario colmado de ciudadanos y ciudadanas de Mar del Plata que contaron cómo afectaron en sus vidas las políticas de Mauricio Macri.