Miércoles 20 de noviembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 17.17.2017

Interna peronista: Otra foto fallida de la "unidad"

Pretendía ser una reunión de demostración de fuerzas. El resultado demostró que aún falta para que el acuerdo entre intendentes bonaerenses y el kirchnerismo se concrete. Los jefes comunales reclamaron una reunión con Cristina. El randazzismo aguarda para ver cuáles son los rebotes del fracaso del encuentro del Frente Para la Victoria.

Todo indicaba que el martes iba a resultar una jornada esclarecedora para el peronismo. Sin embargo, los fantasmas de la reunión fallida allá por febrero en Santa Teresita volvieron a enlodar la interna justicialista. Un grupo de más de 20 intendentes, entre los que se encontraban Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Ariel Sujarchuk (Escobar), Gustavo Menéndez (Merlo) y Fernando Gray (Esteban Echeverría), faltaron sorpresivamente al acto que tenían preparado el titular del pj bonaerense, Fernando Espinoza, y el líder de La Cámpora, Máximo Kirchner. Los motivos o excusas del faltazo: la presencia de dirigentes como Gabriel Mariotto, Luis Delía y el ex vicepresidente de la Nación, Amado Boudou. "Algunas personas no tienen que ser parte de la renovación del peronismo" afirmó un alcalde bonaerense.

El encuentro se realizó en el barrio porteño de San Telmo y falló en los objetivos que se traía entre manos: por un lado, sellar un pacto de cara a los comicios entre el kirchnerismo duro, el sciolismo, un grupo de intendentes encabezados por el lomense Martín Insaurralde y Verónica Magario; y, por otro, demostrar fuerzas hacia adentro del justicialismo de cara a la interna que se avecina con el espacio de Florencio Randazzo.

Mientras tanto, el randazzismo aguarda cuales son los resultados finales de este conflicto. Continúa con la estrategia de anunciar la interna con el objetivo de "ampliar la base de sustentación del peronismo". Un grupo de jefes comunales de la Provincia le propuso al ex ministro de transporte armar listas de unidad seccionales. La respuesta fue rotunda: Randazzo va a participar de la interna y armará listas propias en los distritos.

Por su parte, los intendentes que faltaron al acto encabezado por Máximo y Fernando Ezpinoza rechazaron la presencia de dirigentes kirchneristas a los que consideran como "piantavotos". Pero el planteo de fondo es el temor a que La Cámpora y Fernando Espinoza se apropien de la confección de las listas. Antiguas discusiones que no se saldaron.

Como garantía de que esto no suceda, los faltantes a la reunión reclamaron una reunión en la que esté Cristina Fernández de Kirchner. Se exige que exponga que rol tomará en esta elección. ¿Estarán empujando a la ex presidenta a jugar? Los intendentes saben que su figura tracciona en el conurbano.

La imagen de "unidad" que venía mostrando este sector del peronismo sufrió ayer un revés duro. Demuestra que la única capaz de ordenar ese espacio es Cristina. La única verdad que existe hasta el momento en esta campaña es que los intendentes tendrán un rol central. No quieren "ensuciar" su imagen con quienes consideran "figuras del pasado". ¿Habrá vuelta atrás en este nuevo conflicto? Mientras, Randazzo habla a través de voceros y espera sumar dirigentes peronistas como Facundo Moyano y Felipe Solá.