Jueves 19 de julio de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
EDITORIAL | 3.17.2017

Elecciones 2017: continúan los acuerdos pero sin definiciones de posibles candidatos

A excepción de Felipe Solá, quien anunció que será aspirante a diputado nacional en la provincia de Buenos Aires por el Frente Renovador, el resto de los posibles candidatos no han dado ninguna definición. Mientras tanto, el armado de espacios políticos continúa a sólo tres meses de la presentación de listas.

Tanto en el peronismo como en CAMBIEMOS se juega al misterio en torno a las candidaturas. A comienzo de año se habló de que la elección de este año sería una contienda carente de nombres fuertes pero, con el correr los meses, el escenario electoral podría ser otro.

Cristina Fernández de Kirchner y Florencio Randazzo son los dos dirigentes más codiciados dentro del peronismo pero ninguno ha hecho ninguna referencia pública en pos de una candidatura. Mientras tanto, el viernes pasado, en Junín, se reunieron los intendentes del Grupo Esmeralda, el Movimiento Evita y el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA) para sellar el armado de un espacio dentro del peronismo que brega por la candidatura del ex ministro del interior.

Por otro lado, la tropa kirchnerista presiona por una candidatura de la ex presidenta, a quien numerosas encuestas dan como posible triunfadora en la contienda electoral bonaerense. Sin embargo, no todo el kirchnerismo tiene la misma postura. Días atrás, Axel Kiccilof, a quien nadie podría acusar de no ser cercano a CFK, sostuvo que “en esta elección no se plebiscita a Cristina sino a Macri”. Esa es la discusión que se abrió al interior del entorno cristinista.

Del lado de CAMBIEMOS, la única certeza es que la gobernadora María Eugenia Vidal será la principal cara en la campaña. Elisa Carrio, Jorge Macri, Facundo Manes o Gladys González han sonado sólo como rumores.

CAMBIEMOS afronta la dificultad de tener a sus referentes políticos más importantes en la función pública, tanto en Capital Federal, la Provincia y la Nación. Por lo tanto, pensar en que ministros o funcionarios “bajen” al terrreno legislativo, como Rogelio Frigerio, Laura Alonso o Cristina Ritondo, puede ser una posibilidad que, sin embargo, no muchos parecieran querer encarar. Si el Presidente se los exige deberán acceder.

El radicalismo discute su lugar en un gobierno al que le aportó estructura electoral que luego resultó desproporcional con su nivel de participación. Casi sin presencia en ministerios y cargos ejecutivos, la UCR retiene su poder en el Congreso que pretenderá sostener en el próximo armado de listas dentro del frente CAMBIEMOS.

Por su parte, el Frente Renovador tiró la primera piedra. Cuando todo indicaba que Felipe Solá sería candidato por la Capital Federal, confirmó días atrás que afrontará la renovación de su banca pero desde la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, aún no está definido si los principales representantes de la alianza FR-GEN serán candidatos.

Tiempo atrás, en diálogo con Política & Medios, el referente provincial del GEN, Marcelo Eduardo Díaz, vaticinó la intención de construir un “binomio ganador”, por lo que dejó abierta la posibilidad de que los líderes del acuerdo sean candidatos.

Las tres principales fuerzas políticas se están midiendo y esperan definiciones del resto. ¿Será una elección de nombres fuertes o servirá para una “renovación” dirigencial? La población se manifestó durante meses con diferentes consignas, la inmensa mayoría, en contra del macrismo. ¿Quién podrá capitalizar esos reclamos? ¿O no los capitalizará nadie?