Miércoles 23 de mayo de 2018
Facebook Twitter Instagram RSS
EDITORIAL | 18.16.2016

Los gremios docentes piden la suspension del "Aprender 2016"

El Ministerio de Educación de la Nación preparó para el 18 de octubre un examen propio de su meritocracia dictado a nivel nacional a más de un millón de alumnos por igual.

APRENDER 2016 es un operativo que pretende relevar la calidad educativa de los estudiantes de Argentina. Los alumnos de escuelas públicas y privadas de 6.° grado de la primaria y los de 5.° o 6.° año de la secundaria se someterán a una prueba donde deberán responder 24 preguntas en una hora; osea dos minutos y medio por cada ítem sin posibilidad de explayarse, ante un "aplicador", que será un docente no correspondiente al curso y un "veedor" que serán directivos.

En la provincia de Buenos Aires, desde SUTEBA y CTERA exigen la suspensión de este operativo y la apertura de mesas de diálogo en todo el país. Según un comunicado emitido por ambos gremios docentes, APRENDER 2016 "concibe a la evaluación como un fin en sí mismo y como un mecanismo punitivo, reduce la participación de los Docentes a meros aplicadores y somete a los estudiantes a ser simples objetos de estudio".

En esa línea, desde la Unión de Docentes Argentina (UDA) señalaron “que la evaluación debe ser comprendida como parte integral del proceso formativo y no como un fin en sí mismo ni como una simple tabla de medición”.

Los resultados de este operativo son otra preocupación. En primera instancia porque, al desconocer las desigualdades y particularidades de cada escuela, no serían reales. A riesgo de que las conclusiones de este operativo, altere el presupuesto educativo desde Suteba señalan que “esta medición sirve para hacer un ajuste en educación”. Dicho ajuste ya esta visibilizando en la falta de entrega de insumos y en la paralización de programas como el Conectar Igualdad, y en los conflictos salariales que aún, al mes de octubre, sostienen parte de los docentes del país.

La Unión de Estudiantes Secundarios (UES) en resistencia “al ajuste en materia educativa” llamó a no participar de un operativo “que busca el fracaso de la educación pública, gratuita e inclusiva” y agregaron que se niegan a “participar de una evaluación preparada para ser desaprobada, que niega al alumno, al docente, al trabajo en clase y nuestra situación social”

A pesar del rechazo, la cartera conducida por Esteban Bullrich ya puso a disposición una web donde se encuentran a disponibilidad "items liberados para familiarizarnos" de materias como lengua y matemática en el primer nivel, mientras que se le suman sociales y naturales en todos los secundarios del país. La medida, lejos de contemplar los conocimientos y particularidades de los alumnos, será un examen estándar que se implementara en todo el territorio nacional por igual. "Lo deseable sería tener en cuenta la relevancia social de los saberes, el contexto del alumno, de la escuela y sus trayectorias escolares. La ecuación en la que subyace que una prueba que mida el desempeño sea igual al aprendizaje, impide considerar los matices que cada sujeto y cada sociedad poseen y que son inherentes a todo proceso de adquisición de conocimiento" señalan desde SUTEBA.

Esta prueba no puede ser considerado como evaluación porque "evaluar es poder valorar los avances de los alumnos en base a lo que uno ha enseñado, en base al contexto en el que aprenden, en base a las expectativas del proyecto de cada una de las escuelas que varía" sostuvo Elisa Semino, Secretaria de Prensa de Suteba, quien informó que directores y docentes bonaerenses están renunciando a este operativo, además de juntar firmas para que no se implemente.