Domingo 15 de diciembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
ECONOMIA | 2.16.2016

Alfredo Zaiat: “Macri está llevando a la Argentina a una inserción económica pasiva a nivel mundial”

En diálogo exclusivo con P&M el economista que nos ha enseñado que la economía es una ciencia social, analizó el panorama económico en la reciente restauración conservadora argentina y latinoamericana.

En su libro “Economía a contramano”, en referencia al caso de la Argentina entre 2003 y 2015, Alfredo Zaiat asegura que: “no hay un modelo económico, hay un proyecto político con objetivos económicos, en el que están explicitados como crecimiento económico, inclusión social y generación de empleo a partir de una reindustrialización. En los ‘90 también había un proyecto político, que era favorecer la concentración económica, la flexibilización laboral, la apertura de la economía, la apertura financiera a capitales especulativos. El decálogo del Consenso de Washington”.

Lo que leerán a continuación está proporcionalmente relacionado con su opinión en el segundo pasaje de la cita, porque se alinea al contexto económico-político de la actualidad argentina, donde el representante de la mano invisible del mercado, Mauricio Macri, ya destruyó las bases de un proyecto de inclusión de cara a reinstaurar el neoliberalismo en el continente.

La creciente desocupación en el país es una receta creada principalmente desde el esquema económico diseñado por el Foro de Convergencia Empresarial (FCE). ¿Cuál es el principal objetivo de dicha receta?

La idea del incremento de desempleo es teniendo en cuenta el último índice oficial de octubre de 2015, que fue de 5,9 %. Lo que está haciendo el nuevo Gobierno nacional es incrementar esa tasa de desempleo con dos objetivos claros. Uno, disciplinando a los trabajadores en sus reclamos salariales, el cual está atado al segundo punto, que es la redistribución del ingreso regresiva en contra del sector del trabajo y a favor del sector concentrado de capitales.

El Gobierno Nacional insiste con bajar el salario real en dólares, aumentar la tasa de desocupación e ir por la baja de la paritaria ¿Entre otras cosas, lo hace para que el país ingrese al tratado de Libre Comercio del Acuerdo estratégico Trans- Pacífico de Asociación Económico (TPP)? ¿Hay otros motivos?

Acá se abren tres aristas: primero existe lo que podemos denominar el objetivo central que es disminuir el salario real en pesos y en dólares para mejorar la ecuación económica del sector del capital y determinar una redistribución regresiva del ingreso. Luego tenemos una caída del valor adquisitivo muy fuerte, producto de los aumentos de precios, provocado por la mega devaluación y el tarifazo. Lo que ocurre aquí es una transferencia del ingreso de los sectores populares a los sectores agroexportadores y, en caso de las tarifas, está redireccionado hacia las petroleras. Estos aumentos de precios y caídas del salario real y de recomposición de los ingresos generan una caída del nivel de actividad económica, una recesión. Y el objetivo que tienen, que hay que ver si lo pueden lograr, es que con la recesión el incremento de desempleo y por consiguiente el de los ingresos, disminuya la tasa de inflación.

En términos globales, con respecto a los tratados de Libre Comercio, lo que está haciendo el gobierno de Mauricio Macri es redefinir las relaciones de comercio exterior del país, el cual está íntimamente vinculado con la geopolítica. Esto es alinearse con Estados Unidos, lo que nos genera una inserción económica a nivel mundial de una manera pasiva, como proveedora de materia prima en esa división internacional del trabajo; la apertura comercial tiene esos dos componentes.

¿Cómo ve el panorama económico en el nuevo mapa político de América Latina?

El proceso que se está viviendo en Argentina, el de un gobierno de derecha, está dentro del nuevo ciclo del neoliberalismo que se está extendiendo en casi toda América Latina. Existe un interés global por parte de Estados Unidos que tiene su réplica en cada uno de los países con sus particularidades económicas, las corporaciones mediáticas y la judicial. Todo este combo lleva a un camino de restauración conservadora en América Latina, dejando atrás los gobiernos populares que nacieron desde comienzo de este nuevo siglo.

¿Cómo ve la economía interna frente a este nuevo escenario económico?

Los sectores productivos vulnerables a las importaciones, van a estar cada vez más afectados en términos negativos, con pérdidas de mercado, de competitividad y hasta incluso su cierre, lo cual implica pérdidas de puestos de trabajo. La orientación de su política global es reorientar económica y geopolíticamente a la república, ese es su objetivo, su proyecto político, su pensamiento ideológico.

¿Qué opinión tiene sobre la posible ley de blanqueo de capitales, y del involucramiento directo del Presidente Mauricio Macri por su cuenta de 18 millones en Las Bahamas?

Todo blanqueo de capitales es éticamente cuestionable en relación a que haya una discriminación entre los que hacían aporte y los que no. En este caso el blanqueo de capitales está metido dentro de un proyecto global que incluye la reforma del sistema previsional. La verdad es que esto debería ser analizado y tratado de forma separada, no dentro de este paquete global