Lunes 21 de octubre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 9.16.2016

Escándalo en Bariloche porque el intendente designó a una funcionaria investigada por cuatro asaltos a mano armada

Es la Presidenta del Instituto Municipal de Tierra y Viviendas, Laura Zannoni, hija de un Camarista ligado a Eduardo Duhalde y ex abogado de Carlos Menem, Eduardo Zannoni. La actual funcionaria de Gennuso fue investigada por el fiscal Manuel De los Santos; en las causas, se señala que Zannoni fue detenida junto a dos hombres (uno, su pareja, con causas vinculadas al narcotráfico; el otro, con salidas transitorias de la cárcel) luego de realizar un “raid” de cuatro asaltos en un Fiat Uno robado horas antes de su detención. Vive en Bariloche desde 2008, y fue contratada por el Gobierno de Omar Goye en 2012, cuando Gennuso era el Presidente de Tierra y Vivienda.

Esa noche, cuando la policía la detuvo manejando el Fiat Uno, Laura Zannoni sólo atinó a decir: “Soy la hija de un Juez”, una forma similar que hoy en día utiliza para presentarse ante desconocidos. Lo que no dice, lo que calla, es que en 2005, fue detenida por la policía, que observó un auto a toda velocidad que terminó chocando contra la vereda en la calle Joaquín V. González en Capital Federal. Según consta en la causa, de allí bajó Laura Zannoni, hija del Camarista ligado a Eduardo Duhalde y ex abogado de Carlos Menem, Eduardo Zannoni.

Adelante, viajaba Manuel Alberto Fraguas, su novio, que según el diario Los Andes sería un narcotraficante. Atrás, Diego Gabriel Vallejos Pérez que, según consta en las crónicas de la época, “en 1995 había cumplido una condena por robo calificado y robo de auto en San Isidro; en 2000 había cumplido otra pena por robo agravado cometido en Lomas de Zamora; y había vuelto a caer preso el 30 de junio de 2004. Estaba condenado a 5 años y medio por un robo ocurrido en Quilmes y gozaba de "salidas laborales". Había salido el miércoles y debía regresar al penal de Gorina el sábado, pero antes lo arrestaron”. Ese arresto, es el que sucede con Zannoni en el auto.

Pero, la actual presidenta del IMTVHS, es abogada, recibida en la UBA, e “hija de un juez”. Ella, en su primer cara a cara con el fiscal, se abstuvo de declarar, hasta que los dos hombres terminaron testificando que Zannoni acababa de subir al auto dos cuadras antes. Ella, luego, terminó testificando exactamente lo mismo. Evidentemente, no alcanzó con que las víctimas de los robos señalaran que vieron manejar a una mujer y que escucharon una voz femenina gritar desde el auto: “viene la gorra”.

Señala el diario Los Andes de 2005: “el Fiat Uno bordó donde la detuvieron, hace dos semanas, había sido robado la noche anterior. Adentro del coche, la policía secuestró una cartera y un celular robados a una mujer un rato antes”.

Lo cierto es que luego de ese episodio, Zannoni se “borró” de Capital Federal. En 2008 vino a Bariloche como abogada, con un perfil estrictamente bajo. De hecho, hasta cambió su perfil de Facebook, en donde utiliza el pseudónimo “Laly Zanoni”, aunque figuran sus fotos y situaciones familiares con el ex abogado de Menem, Eduardo Zannoni.

A través de su actividad como abogada, comenzó a llevar casos ligados a la problemática de la tierra en la ciudad. Así fue que, años más tarde y con poco tiempo en la ciudad, apareció designada en 2012 por el Gobierno de Omar Goye (ya con la famosa banda de San Miguel en el escenario mediático), cuando Gustavo Gennuso era el Presidente del Instituto de Tierra y Vivienda. Su contrato fue para asesorar legalmente a Gennuso en la implementación de la Ley Pierri, una Ley del Gobierno de Eduardo Duhalde.

Mal no le fue a la joven detenida en 2005: diez años después de esa detención, “la hija del juez” logró ser funcionaria y presidenta del Instituto de Tierras. Bajo la Ordenanza Nº 2709-CM-15, firmada por Gustavo Gennuso y el propio Pablo Chamatrópulos, Zannoni fue designada para llevar adelante la política de tierras, con un presupuesto propio (y millonario) que es manejado por el organismo.

¿De quién es la responsabilidad? Según la Ley Provincial 3550, de Gustavo Gennuso, que debe responder por la "la idoneidad y honestidad para el desempeño de cargos" de cada uno de sus funcionario