Miércoles 21 de agosto de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 25.16.2016

Principio de unidad del sindicalismo argentino

Las cinco centrales obreras confluirán por primera vez el próximo viernes 29 de abril cuando concentren por el Día del Trabajador, en una convocatoria que tiene como telón de fondo un fuerte descontento por los despidos y la inflación.

La cita será frente al Monumento al Trabajo, en la intersección de las avenidas Independencia y Paseo Colón, y pondrá en escena a la primera manifestación del movimiento obrero contra las políticas del gobierno nacional, si bien, por lo pronto, la convocatoria no será acompañada por una jornada de paro.

La CGT Azopardo de Hugo Moyano, la CGT Alsina de Antonio Caló, la Azul y Blanca de Luis Barrionuevo, la CTA de los Trabajadores de Hugo Yasky y la CTA Autónoma de Pablo Micheli pulen por estas horas los detalles de la movilización, que tendrá como consignas centrales el freno a los despidos y a la inflación, la eliminación del impuesto a las Ganancias, y la actualización y universalización de las jubilaciones.

Desde las elecciones Paso del 2013 el movimiento obrero se encuentra dividido en cinco organizaciones obreras con sus dirigentes participando inclusive en listas de distintos partidos, como en el FpV, en el FR y en el partido de Franscisco de Narváez. Esta situación continúo inclusive en el ballotage del 22 de noviembre de 2015.


La relación entre el presidente Mauricio Macri y el sindicalismo sumó un nuevo desencuentro la semana pasada cuando trascendió que la ley antidespido, proyecto que impulsa casi todo el arco opositor para frenar las desvinculaciones en serie tanto en el sector público como en el privado, sería vetada por el mandatario, tal como lo informó Política&Medios.

En declaraciones a la prensa, Moyano señaló el sábado que un veto a la mencionada ley sería "un golpe y un error muy grande" por parte del Gobierno, y avisó que "seguramente el conjunto de los trabajadores no lo va aceptar de ninguna manera".

El 13 de abril, Macri recibió en Olivos a la primera plana de las centrales sindicales y les garantizó una serie de concesiones que logró bajarle el tono a la conflictividad en ascenso por la situación económica.

En aquella oportunidad, el líder del PRO confirmó a los jefes sindicales un desembolso extra de 2700 millones para las obras sociales de los gremios y lugares en el directorio del PAMI para representantes sindicales, lo cual habría desactivado la idea de un paro general para el 29 de abril.

Sin embargo, la presencia en la calle de sindicalistas de las cinco centrales no deja de ser una señal de alarma a futuro, en el marco de un conflicto que podría escalar si la ley antidespidos es impugnada por el veto presidencial.

Más allá que sectores cercanos al Gobierno señalaron que la marcha será para conmemorar el Día del Trabajador, cuyo 1 de Mayo es domingo, los gremialistas remarcaron que entre los reclamos estarán la inflación, la suba de las tarifas, al tiempo que insistirán en los cambios prometidos por Mauricio Macri durante la campaña electoral en lo relativo a Ganancias.

"Si se sacaron las retenciones al poder económico, es ilógico que abandonemos nuestro pedido por el impuesto al trabajo", consideró en su momento el portuario Juan Carlos Schmid, referente de la CGT moyanista y de la central de transportistas.

"El Frente para la Victoria se solidariza con los reclamos y va a participar del 29 de abril en la convocatoria de las cinco centrales sindicales", remarcó en diálogo con NA el jefe de bloque del FpV-PJ en la Cámara de Diputados.

Tras destacar que la principal consigna de la movilización apunta a que "paren con los despidos y las cesantías", el diputado kirchnerista aseguró que la concentración unificada es una respuesta a un "programa económico que está dirigido a los ricos y no a proteger a los sectores más vulnerables".

Las organizaciones políticas y sociales que componen el FPV también serán parte de la movilización y del día de homenaje a los trabajadores. Dentro de las consignas que acompañan la movilización también está la situación de los trabajadores en negro, de los cooperativistas y trabajadores de la economía social que no entran en ninguna paritaria y dependen de las decisiones político económicas del poder ejecutivo.

El Frente de Izquierda, por su parte, no logró aunar una posición común y realizará distintas convocatorias por el Día del Trabajador.

El PTS se concentrará el próximo sábado 30 de abril a las 16 frente a la embajada de Brasil para repudiar "el golpe institucional" en ese país, mientras que el Partido Obrero e Izquierda Socialista llaman a movilizar el domingo 1 de mayo en Plaza de Mayo.

Noticias Relacionadas

POLITICA  |  7 may 2016
Gildo Onotato, secretario del Políticas Sociales del Movimiento Evita

Gildo Onorato: “No sólo hay despidos, los trabajadores ya pelean contra el hambre”.

El dirigente de la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y secretario de Políticas Sociales del Movimiento Evita, en diálogo con Política&Medios analiza la situación de los trabajadores como consecuencia del plan neoliberal que está aplicando el Gobierno de Mauricio Macri, que en pocas semanas transfirió cientos de millones de dólares hacia los sectores más concentrados de la economía, sobre la situación de Milagro Sala y sobre la organización que están desarrollando. “El camino de la oposición tiene que ser constructivo e institucional pero haciendo eje sobre todo en la agenda del pueblo”, afirmó Onorato.

POLITICA  | 30 abr 2016
Foto Archivo, por Kaloian SantosCabrera

El documento completo de la CGT “Unidad para la Justicia Social”

Los dirigentes de las tres vertientes de la CGT y de las dos CTA acordaron un documento común que se leyó desde el escenario, en Paseo Colón e Independencia. El mensaje cuestiona el plan económico que adoptó la gestión de Mauricio Macri.