Sábado 07 de diciembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
SOCIEDAD Y CULTURA | 4.15.2015

"El compromiso en la lucha contra la violencia de género requiere de mucho más que una foto"

En una nota publicada por la Agencia Paco Urondo, el intendente de Lanús, Darío Díaz Pérez, reflexiona acerca del marco teórico que sostiene las políticas contra la violencia de género en el municipio.

Lanús gritará con fuerza junto a millones de argentinos y argentinas “Ni Una Menos” y se unirá a la gran manifestación para que cese la violencia hacia las mujeres y no haya ni un feminicidio más.

El Gobierno Nacional y nuestra Presidenta Cristina Fernández han dado avances importantes con medidas como la “Ley para Prevenir, Sancionar y Erradicar la violencia contra las mujeres", la incorporación del feminicidio al Código Penal y la “Ley de Prevención y sanción de la trata de personas y asistencia a sus víctimas”, y la “ley de identidad de género” entre otras. Nosotros desde el Municipio de Lanús nos sumamos creando la Coordinación de Políticas de Género y Diversidad Sexual, el Programa de Prevención, Erradicación y Atención de Violencia de Género “Decí Basta”, la entrega del botón antipánico y la puesta en marcha de la Mesa Local contra la Violencia de Género y unidades de atención especializada en los barrios.

Pero esta convocatoria nos interpela como gobernantes, como militantes políticos y como ciudadanos, porque comprometidos con la erradicación de la violencia machista desde toda la vida y no dejamos de ver con preocupación e inquietud algunas voces que convocan o participan de esta marcha camuflados en este reclamo profundo y genuino pero que sus historias y acciones reproducen la violencia hacia las mujeres de manera cruel. Entonces ¿hay que creerle a Cecilia Pando que apoya el plan sistemático de robo de bebés justificando un delito de lesa humanidad?; ¿hay que confiar en los sectores políticos de la derecha que denostan día a día a la Presidenta de la Nación por su condición de mujer o a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo?; ¿le tenemos que creer a los medios masivos de comunicación que todos los días desde sus pantallas estigmatizan e incitan a la violencia hacia las mujeres o son cómplices de la trata de personas a través de sus periódicos al no cumplir la ley? ¿Qué harán en la marcha los garantes de la justicia patriarcal que mira para otro lado ante los cientos de casos de mujeres que se animan a denunciar?

El compromiso en la lucha contra la violencia de género requiere de mucho más que una foto.

Es necesario comprender que las mujeres necesitan que demos muchos debates y que como varones nos involucremos honestamente en ellos. Mujeres que necesitan que no se evada la discusión sobre el aborto legal y gratuito, y el acceso real y efectivo a todos los métodos anticonceptivos y donde nosotros debemos respetar que son sus cuerpos y son sus ganas.

Mujeres que exigen que dejemos de utilizar un lenguaje que las excluye, las ignora y las invisibiliza, y donde nosotros debemos aprender a incorporarlas, sin reírnos o ridiculizarlo. Mujeres que se merecen tener el mismo acceso a la representación política, gremial, sindical y donde nosotros tenemos que rever. Mujeres que no nacieron pero elijen vivir como mujeres, y sus identidades travestis y transgénero, y sus historias y sus estadísticas donde la muerte siempre es joven exigen Ni Una Menos, y nos reclaman educación, trabajo digno y mejor acceso a la salud.

Ni una menos son todos estos compromisos que asumimos en nombre de las mujeres que amamos, y de las que admiramos y tomamos como ejemplo. Desde Juana Azurduy a Eva Perón, de Madres y Abuelas a Cristina, mujeres en los comedores y en las calles, que le fueron arrebatando a esta cultura patriarcal derechos para ellas y para nosotros.

Hoy marchamos bajo la bandera Ni Una Menos, alertando sobre el riesgo de que se constituya en un slogan, y con el compromiso de no bajarla Nunca Más.

Fuente: Agencia Paco Urondo