Jueves 23 de enero de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
#Elecciones2015 | 6.15.2015

Vidal no podrá usar la marca PRO en la elección bonaerense

La medida se debe a que esa fuerza no superó el piso del 2% del padrón provincial en los comicios de 2011 y 2013. El macrismo dice que tiene un plan B y piensa en un frente.

La vicejefa de gobierno porteño María Eugenia Vidal será la candidata a gobernadora de la provincia de Buenos Aires por el macrismo, pero no podrá usar la habitual marca PRO, ni el logo play en letras negras y fondo amarillo.

El impedimento fue notificado ayer, por segunda vez en el año, y surge de una decisión de la Junta Electoral bonaerense que dejó sin efecto la marca del PRO, porque esa fuerza no alcanzó el 2% del padrón provincial en los comicios sucesivos de 2011 y 2013, un mínimo que exige el artículo 46 de la Ley de Partidos Políticos.

En su lugar, la joven candidata enviada por Mauricio Macri a cosechar votos en el territorio más adverso para su fuerza, competirá con un nuevo partido "que será registrado en los próximos 20 días", explicaron desde el Ministerio de Gobierno conducido por Emilio Monzó. El funcionario consultado resaltó que "serán registrados dos partidos nuevos con sus respectivas marcas" y "luego integrarán un frente electoral construido junto a otros partidos provinciales" pero sin el clásico sello electoral que usa el macrismo desde 2005. El doble movimiento de inscripciones y alianzas es parte de la decisión que adoptó la semana pasada el equipo de campaña de Vidal ante un desenlace que sus operadores consideraban seguro y que se definió ayer, cuando la Junta Electoral bonaerense le negó definitivamente la posibilidad al PRO de recuperar su sello provincial. Todo un obstáculo para la candidatura presidencial del saliente alcalde de la Ciudad de Buenos Aires, aunque en su entorno minimizaron la noticia.

El apoderado del PRO provincial Julio Garro relativizó el impacto. "Es un tema meramente administrativo", se atajó, y le solicitó a los medios "llevar tranquilidad porque el PRO va a participar de las elecciones en la provincia. Tenemos un plan B", prometió. Esa nueva hoja de ruta, según otras fuentes cercanas a la candidata, implicaría "competir sin interna y con María Eugenia como cabeza de lista de un frente compuesto por distintas fuerzas bonaerenses que la llevarán como aspirante a gobernadora".

De acuerdo a los registros actuales de la Junta Electoral bonaerense hay 40 partidos reconocidos que podrán participar de las próximas elecciones y el PRO tiene su marca caduca desde el 2 de febrero. Esa nulidad fue debatida y confirmada nuevamente el lunes pasado, tras la apelación que presentaron las autoridades partidarias macristas. Ante el esperado revés del lunes, desde la cartera política del gobierno porteño explicaron que el armado del frente provincial será presentado entre el lanzamiento de la nueva marca y antes del plazo legal del 10 de junio, límite para la constitución de frentes electorales.

BARAJAR Y DAR DE PASO. "Nos constituiremos como frente electoral con varios partidos", remarcó el funcionario ayer sin mencionar con qué fuerzas. Sin embargo otro dirigente macrista consultado confió que hay "al menos cinco partidos reconocidos" que integrarán el frente, como el Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), el Partido Demócrata Conservador de la Provincia De Buenos Aires, el Partido Demócrata Progresista (PDP), el Movimiento Vecinalista Provincial (MOVEPRO), el Partido Federal y el Partido Nuevo Buenos Aires.

El abanico de opciones también incluye a otra fuerza que podría sumarse al frente que encabezará Vidal: el Partido de la Cultura, la Educación y el Trabajo, fundado por el líder camionero y titular de una de las CGT Hugo Moyano. En las últimas elecciones el partido del sindicalista acompañó al empresario de origen colombiano Francisco de Narváez, que actualmente es uno de los variados precandidatos a gobernador que tiene el massismo. Ahora la fuerza partidaria del moyanismo apoyaría a Macri en provincia, pero en el marco "de un armado más amplio". Los contactos entre Macri y Moyano no son nuevos. Han crecido al calor de la estrecha relación que mantiene el camionero con el senador nacional y candidato a vicejefe de Gobierno Diego Santilli, el mismo que tuvo a su cargo la negociación sindical por la finalización del contrato de la basura capitalina y que derivó en una indemnización especial para todos los recolectores porteños antes de que el servicio fuera licitado nuevamente y los volvieran a contratar.

La lista de posibilidades que baraja el macrismo ya considera como números propios al PDP, conducido por el vicepresidente de Boca Juniors, Oscar Moscariello, y al MID, encabezado en los papeles por Mario Zaffore, pero disputado con fuerza por el titular del Banco Ciudad Rogelio Frigerio (nieto), que sostiene una dura interna dentro del partido fundado por Arturo Frondizi, para que el MID abandone el Frente Renovador que lidera Sergio Massa y se sume al PRO. El territorio bonaerense sería la cabeza de playa elegida para consolidar aquel cisma desarrollista que sigue irresuelto. La movida también buscaría incluir al Partido Nacionalista Constitucional – UNIR, del ultramontano Alberto Asseff, para dejar a Massa sin aliados partidarios en su territorio originario.

El nuevo escenario, definido a tres meses de las primarias del 9 de agosto, echa por tierra las negociaciones que estaban en marcha con el intendente de San Isidro Gustavo Posse, que en febrero había confirmado su participación como precandidato dentro de una interna del PRO, con el apoyo de la UCR. En aquel momento, ambos contendientes iban a ir en distintas boletas amarillas, bajo la candidatura presidencial de Macri. Por lo bajo, ningún dirigente macrista descarta la posibilidad de que la UCR también se sume. El partido centenario tiene la Lista 1 en la provincia y sus conductores nacionales se niegan a arriesgar, mientras siguen especulando con la posibilidad de construir una gran interna bonaerense, con el FR incluido. Cerca de Macri insisten que "esa posibilidad está descartada", aunque admiten que "todavía falta mucho tiempo".

Fuente: http://tiempo.infonews.com/