Sábado 15 de agosto de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 18.20.2020

La mujer que denunció al senador Marino por abuso acusa una operación en su contra

La ex empleada del Congreso que denunció al legislador nacional de la UCR a fines del 2018 denuncia irregularidades en los procedimientos judiciales y reiteradas operaciones mediáticas para invalidar su causa. Ahora la acusan de ser parte de una operación de inteligencia contra el funcionario.

Claudia Guebel trabajó en el Congreso durante décadas, hasta que denunció una agresión sexual por parte del senador nacional pampeano, Juan Carlos Marino. A raíz de la acusación consiguió un laborioso traslado, aunque las instituciones estatales aún tienen una deuda pendiente: avanzar en una investigación de seriedad.

A lo largo del año y medio que pasó desde la radicación de la acusación, desde el entorno de la denunciante acusan que el proceso judicial ha estado signado por irregularidades en los sorteos y procedimientos, mientras que paralelamente se han orquestado operaciones mediáticas para invalidar su testimonio y manchar su nombre.

Durante el año pasado, Guebel y su defensa lidiaron con juzgados que hacían caso omiso de pruebas, con sorteos de funcionarios judiciales siempre afines al poder político del entonces oficialismo y también con el comienzo del apuntalamiento mediático de la exención de responsabilidades del legislador.

Es en este contexto que su abogado defensor, Guillermo Espinosa Viale, se encuentra a la espera del derecho a réplica en medios de comunicación nacionales, para responder al  más reciente discurso difundido, que acusa a su clienta de formar parte de una operación de inteligencia en contra de Marino. Esta acusación, no obstante, no resiste el análisis más rudimentario de los hechos.

El legislador pampeano renunció a la vicepresidencia del Senado debido a las presiones de senadoras, por la denuncia recibida.

El actual congresista, a fines de 2018, iba a lanzar su precandidatura a gobernador de La Pampa en la interna de la Unión Cívica Radical, hasta que anunció públicamente el 5 de diciembre que se bajaba de la contienda. Ahora, a pesar de que la denuncia de Guebel fue radicada el día 13 de ese mes, en el ambiente mediático se la intenta situar como parte de una operación de inteligencia dirigida a sabotear una candidatura que a esa altura ya no existía.

Ya durante el año pasado habían trascendido fake news en medios informativos de alcance nacional, donde se aseguraba el sobreseimiento firme del senador pampeano. Sin embargo, se trata de una decisión que está recurrida, y que según la parte denunciante, ha sido tomada haciendo caso omiso de determinadas pruebas y testigos.

En este sentido Espinosa Viale aseguró, en diálogo con Info360.net, que “este modus operandi de revictimización, y de ataque directo e indirecto a la víctima es de manual en casos como este”. Además, compartió que su clienta le repite que se trata de “un leading case (caso líder) para los depredadores sexuales”, y añadió: “si logran esto acá, van a tener este antecedente, y el mensaje es claro: ‘no denuncies, porque te pasa esto’”.

En la búsqueda de un proceso imparcial, la defensa de la ex empleada del Congreso ha ido pidiendo la intervención de juzgados superiores para garantizar ciertos parámetros de objetividad en las decisiones. Es por esto que actualmente el abogado espera el cese de la feria judicial extraordinaria, para interponer un recurso extraordinario federal ante la Corte Suprema de la Nación.

En este marco, Claudia Guebel se encontró esta mañana con una desafortunada sorpresa: un Volkswagen Bora gris sin patente y con cuatro hombres a bordo estacionó en la puerta de su casa durante un largo rato, hasta que la mujer salió a confrontarlos.