Sábado 06 de junio de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
LOCALES | 10.20.2020

Denunciaron penalmente al Intendente de La Plata por "delitos contra la salud pública"

La justicia federal se encuentra investigando una grave acusación contra Julio Garro, emitida a partir del contagio de COVID-19 de un cooperativista, que desnudó las riesgosas condiciones en que los trabajadores comunales desarrollan sus labores en plena cuarentena.

El caso de coronavirus positivo del trabajador Alejandro Izurieta, que forma parte de una cooperativa que le presta servicios a la Municipalidad de La Plata, impactó a la sociedad platense en general y a la comunidad de allegados a cooperativistas en particular.

El Intendente Julio Garro, que estuvo muy presente en redes sociales y medios de comunicación para afrontar la crisis sanitaria, quedó expuesto por la mera realidad ante los platenses. Un hombre de Villa Elvira se contagió COVID-19 y otros tantos presentan síntomas sospechosos, lo cual puso sobre la mesa la problemática de los trabajadores expuestos.

Pese a los esfuerzos económicos de la gestión comunal por maquillar el desamparo al que fue expuesto el cooperativista y su familia luego de su infección, un referente de la localidad de zona sur se presentó en los tribunales para solicitar que se investigue adecuadamente cuál es el estado de situación sanitaria de la capital bonaerense.

Los cooperativistas continúan trabajando sin elementos de protección básica.

Luego de que se conociera el caso de Izurieta, comenzó a trascender a raíz de testimonios de trabajadores de la municipalidad y sus allegados que los cooperativistas se pasaron la cuarentena realizando sus labores bajo gran riesgo de contagio. No les fueron entregados los más básicos elementos de protección e higiene, en el caso del afectado ni siquiera luego de confirmarse su padecimiento.

El abogado Darío Luis Witt, quien se apersonó en los tribunales para radicar la denuncia, señaló en diálogo con Info BLANCO SOBRE NEGRO que los cooperativistas “juntan basura y ni siquiera tienen barbijos para protegerse, lo que constituye una grave e irresponsable decisión de los funcionarios locales que pone en riesgo también al resto de la comunidad”.

Además, señaló que en Villa Elvira, de donde es oriundo él y Alejandro Izurieta, los vecinos hablan de varios trabajadores con síntomas compatibles, lo cual requeriría una intervención urgente de carácter preventivo.

En materia publicitaria y mediática, el Intendente se mostró en constante acción frente a la pandemia.

El denunciante pide que “se evalúe si la Municipalidad de la Plata y su Delegación correspondiente, desde Intendente a los funcionarios que correspondan, han incurrido en la comisión de Delitos Contra la Salud Pública que hayan provocado la transmisión de enfermedades contagiosas a toda la población, ya no solo de Villa Elvira, también de otros barrios y de la Ciudad de La Plata toda”.

La acusación penal fue recibida por el juez federal Adolfo Gabino Ziulu, quien dispuso rápidamente medidas para investigar la situación y en el día de ayer intervino la policía federal.

Entre los procedimientos que vienen cumpliendo los efectivos, se les tomó testimonio a otros trabajadores municipales que cumplen funciones en las mismas condiciones que Izurieta lo venía haciendo hasta ser confinado al aislamiento obligatorio por su infección.

La situación de los cooperativistas despertó gran malestar en la comunidad platense, que repudió al Intendente en muchas de las publicaciones que realizó en las redes sociales promoviendo el uso de barbijo y otros cuidados, en un intento publicitario de ocultar la negligencia perpetrada sobre los operarios más expuestos de la comuna.