Lunes 01 de junio de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 6.20.2020

“Las guaridas fiscales mantienen ocultos los recursos que les faltan a los países”

En medio del debate sobre cómo distribuir los costos de la crisis, la presidenta de la Comisión de Finanzas en Diputados, Fernanda Vallejos, pidió que los sectores más concentrados contribuyan en mayor medida, sobre todo aquellos que poseen sus riquezas en cuentas offshore. Según una investigación, en el país la evasión fiscal equivale al 5% del PBI; son USD 20.000 que se podrían destinar a salud.

El impacto sanitario y económico por la pandemia del coronavirus encuentra a la Argentina como uno de los países con mayores niveles de evasión fiscal, en medio de la urgente necesidad de destinar fondos para robustecer el sistema de salud. La evasión fiscal representa el 5% del PBI, lo que equivale a USD 20.000 millones y ubica al país tercero en el mundo, en proporción con su PIB,  de acuerdo a estimaciones del Instituto Mundial de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad de las Naciones Unidas en Tokio. 

 

“El capital ficticio es alrededor de 3 veces el real. Las guaridas fiscales mantienen ocultos los recursos que les faltan a los países. Esa sustracción de riqueza está de la mano con el problema de la deuda. Sin dudas, hay que trabajar para ponerle fin a esa atrofia”, sostuvo la diputada Fernanda Vallejos.

 

La economista añadió que “en nuestro país la evasión fiscal equivale al 5% del PBI. Los USD 20.000 millones que el Estado pierde son los que hoy le faltan, por ejemplo, a los hospitales”. En este sentido, en 2019 Argentina destinó el 15,23% del gasto total para el pago de intereses netos de la deuda contra apenas el 3,1% a salud.

 

Las guaridas fiscales u off-shores se encuentran ubicadas en países con leyes permisivas para estos fines y  son uno de los mecanismos más utilizados por grandes empresarios para la evasión fiscal, perjudicando de este modo los ingresos de los Estados y más aún en momentos de crisis. 

 

La cuestión de fondo es cómo costear los fondos destinados a fortalecer el sistema de salud y enfrentar el parate de la economía. Este domingo, el presidente Alberto Fernández respaldó un proyecto que el diputado Máximo Kirchner presentará en el Congreso, que prevé generar un impuesto extraordinario para aquellas personas que ingresaron al último blanqueo de capitales durante el gobierno de Mauricio Macri. Asimismo, señaló que este proyecto tiene “más lógica” que la propuesta de la oposición para reducir el salario de la clase política. 

 

“Naturalmente, si la Argentina está tercera en el ranking mundial de evasión fiscal, junto a Comoras, Guinea, Pakistán y Zambia, y sólo detrás de Malta (segunda) y Guyana y Chad (primer puesto), no es por los laburantes que pagamos IVA y ganancias, sino por las fortunas ocultas en guaridas”, cuestionó Vallejos.

 

Y cargó contra los grandes empresarios y figuras políticas de Cambiemos que figuraron en las listas de los Panama Papers. “De acuerdo a Panama Papers, los empresarios, Gregorio Pérez Companc, Carlos Blaquier, Alfredo Coto, Eduardo Eurnekian, Claudio Belocopitt, entre muchos más, aparecen como dueños de empresas off-shore en Panamá”.

 

Agregó que de acuerdo a esta investigación periodística, “270 firmas offshore aparecen asociadas a Argentina, y más de 1.200 argentinos son directivos u accionistas en paraísos fiscales. Macri y dirigentes de su espacio como Néstor Grindetti, Waldo Wolff, Gerónimo Venegas y Claudio Avruj, están entre ellos”, afirmó Vallejos. 

 

También mencionó los casos de los exfuncionarios Luis Caputo y Juan José Aranguren, vinculados a firmas en los Panama Papers. Además, Alfonso Prat Gay, como administrador de una cuenta sin declarar en el banco HSBC de Ginebra, y la familia de Horacio Rodríguez Larreta, propietaria de otra cuenta en ese banco. Estos dos últimos, de acuerdo a una denuncia que promovió AFIP a raíz de las 4040 cuentas sin declarar de argentinos en el banco suizo.

 

La evasión fiscal afecta a otros Estados latinoamericanos. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estimó que en 2015 alcanzó el 2,4% del PBI regional en el caso del  impuesto al valor agregado (IVA) y 4,3 puntos del PIB en el caso del impuesto sobre la renta. En total, la suma representó US$340.000 millones (6,7% del PBI en total).