Sábado 15 de agosto de 2020
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 2.20.2020

Alberto Fernández impulsará el debate sobre el aborto: "No quiero hacerme el distraido"

Fernández sostuvo que "el aborto es un problema de salud pública que hay que resolver con otra lógica, porque la lógica de Boca-River con la que se trató no funciona: tenemos que garantizar a todos, todo".

El presidente Alberto Fernández anticipó su decisión de impulsar el debate sobre la despenalización del aborto en 2020, y llamó a terminar "con la lógica del pañuelo verde y el pañuelo celeste", al advertir que "la lógica de Boca - River con la que se trató no funciona".

Fernández sostuvo que "el aborto es un problema de salud pública que hay que resolver con otra lógica, porque la lógica de Boca-River con la que se trató no funciona: tenemos que garantizar a todos, todo".

En una extenso diálogo con radio Continental y ante una consulta, en otro orden, el Presidente destacó la importancia de definir "mecanismos rápidos de adopción” y la necesidad de “mejorar la educación anticonceptiva".

"La decisión es mandar (el proyecto de ley de aborto) en este ejercicio. Pero queremos tener un debate sensato: no quiero que se muera más nadie y no quiero hacerme el distraído", enfatizó el jefe de Estado, quien insistió en la necesidad de debatir el tema "con otra lógica".

Más adelante añadió: "Estoy decidido a que este tema se trate y todos saben que lo voy a impulsar", a la vez que exhortó a terminar "con el tema del pañuelo verde y el pañuelo celeste".

Según el Presidente, “son discusiones de la hipocresía argentina, por eso me exaspero tanto con el tema. Muchas veces, las que abortan son hijas de familias pudientes que van a misa, pero que no pueden soportar el oprobio de tener una hija soltera con un hijo".

"Terminemos con la hipocresía. La mujer que quiera abortar, va a abortar, y la que quiera tener un hijo, que lo tenga. Y démosle las condiciones para que su hijo viva feliz en el mundo”, concluyó el Presidente.

El proyecto, que dividió a los diferentes bloques parlamentarios, había sido aprobado por la Cámara de Diputados en 2018, pero el Senado lo frenó e impidió su sanción definitiva como ley.