Miércoles 11 de diciembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 21.19.2019

San Isidro: con los votos de la oposición, se aprobó una ordenanza que obliga al Municipio a urbanizar los barrios más necesitados

Con los votos del kirchnerismo, el massismo y la fuerza vecinalista ConVocación, el proyecto se impuso con 14 votos por encima de los 10 que logró el oficialismo. El proyecto obliga al municipio de San Isidro a destinar un porcentaje de su presupuesto a la urbanización de los barrios más carenciados.

Este miércoles, en una sesión que se extendió por más de cuatro horas, el Concejo Deliberante de San Isidro aprobó el proyecto de integración urbana de los barrios que carecen del acceso formal a por lo menos dos de tres servicios básicos: electricidad, cloacas y agua potable.

Con los votos del bloque kirchnerista, el bloque massista y la fuerza vecinalista ConVocación, el proyecto se impuso en la última sesión ordianaria del período 2019 con 14 votos por encima de los 10 que logró el oficialismo. Esto significa que el municipio deberá destinarle un porcentaje de su presupuesto a la urbanización de las zonas más necesitadas.  

De este modo, el porcentaje asignado será de 3% en el primer año de aplicación de la ordenanza, y aumentará progresivamente año a año hasta alcanzada por completo la urbanización de los 16 barrios postergados de San Isidro.

“Logramos un consenso extraordinario, nos pusimos de acuerdo 14 concejales de varios bloques, y en coordinación con organizaciones ciudadanas, avanzamos para asegurar recursos municipales, reducidos, pero fijos de un presupuesto que ya se acerca a los 20.000 millones de pesos, y que siempre ha sido multimillonario", declaró Martín Lutufyan, concejal del Vecinalismo, una vez finalizada la sesión.

“Esto no es una ordenanza más, esto es acompañar a los vecinos en un camino de urbanización para vivir dignamente. Vamos a dar las peleas que tengamos que dar, porque esto no se puede frenar,” señaló por su parte la Concejal de ConVocación Cívica Catalina Riganti. El concejal Alejandro Lucena alertó sobre el riesgo de que Gustavo Posse vete la ordenanza aprobada, “la urbanización de los barrios postergados no es una prioridad de su gobierno, y eso es evidente al ver cómo gasta el presupuesto,” señaló.

 

 

Pablo Fontanet, concejal de Cambiemos, inició el debate y remarcó: “Por la importancia que tiene este tema, debemos buscar una solución de fondo y tomarnos tiempo”, a lo que vecinos de esos barrios y militantes presentes contestaron con silbidos.

Fernanda Miño, concejal de Unidad Ciudadana y ex precandidata a intendente por el Frente de Todos, es una de las abanderadas del proyecto. Rápidamente le contestó a Fontanet: “No tienen ganas de que esto salga. Si no podemos sacarlo así, debemos seguir insistiendo. No quieren ir a ningún ámbito de discusión porque en ese caso lo hubieran hecho hace muchísimo tiempo. Tenemos la responsabilidad social y moral de aplicar esto”.