Jueves 21 de noviembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
POLITICA | 7.19.2019

Alberto Fernández a Correa: "México y Argentina pueden construir un eje que reviva la unidad de Latinoamérica”

El presidente electo vistió al ex mandatario ecuatoriano en su progama "Conversando con Correa". Durante el envío, los dirigentes conversaron sobre la realidad social y económica de Argentina, el peronismo y la integración regional.

En el nuevo episodio del programa ‘Conversando con Correa’, el exmandatario ecuatoriano entrevistó al presidente electo de la República de Argentina, Alberto Fernández, con quien discutió un amplio abanico de temas que incluyeron la situación social y económica en Argentina, la historia y actualidad del peronismo, así como varios problemas que enfrenta la región. 

Discutiendo por qué el camino del desarrollo económico de Argentina no ha resultado ser tan exitoso como el de algunos países occidentales, Fernández subrayó que se debe a “un debate de muchos años donde se enfrenta una sociedad que quiere crecer y una sociedad que se conforma con el statu quo logrado: cierto patriciado, cierto sector dominante de las sociedades que lo que más necesitan es que nada cambie porque allí está su ventaja”.

El presidente electo puntualizó que en Argentina hasta el día de hoy “sigue la pelea” entre el peronismo (“los que queremos una sociedad más igualitaria”) y el antiperonismo (“los que quieren preservar sus privilegios” y sus “ventajas”).

 

 

El nuevo mandatario electo realcó que la situación económica de Argentina está bastante grave y la nación enfrenta “problemas que jamás se nos ocurrió que podríamos tener”. Esto se debe a las políticas de Mauricio Macri, quien desde el 2015 infló la deuda externa nacional del 38% del PIB (el 13% en dólares), hasta el 95% del PIB.

“El Fondo Monetario Internacional le prestó a Macri 57.000 millones de dólares, que representa el 60% de lo que tiene prestado al mundo”, ha denunciado Fernández, agregando que el FMI lo hizo “para que Macri pudiera sostenerse”.

“La campaña política más cara de la historia de la humanidad es la de Macri. A los argentinos nos costó 57.000 millones de dólares”, insistó el mandatario electo y reitero que “el estado en el que estamos tiene culpa Macri y tiene culpa el FMI”.

Fernández recordó que Argentina siempre ha pagado sus deudas: entró en el FMI en 1957 y en el 2005 pagó el 100% de los 9.800 millones de dólares prestados.

 “Macri va a dejar 5 millones de nuevos pobres, el 40% de la población argentina debajo de la línea de pobreza. Ese es el resultado de Macri”, señaló Fernández, añadiendo que tiene “muchas expectativas” de que Argentina va a poder salir adelante. “Básicamente porque tenemos la verdad. Y porque todos saben que han sido cómplices, que el Fondo [Monetario internacional] ha sido cómplice de lo que ha pasado”, ha declarado.

El presidente electo indicó que en el 2015 Macri pudo ganar las elecciones, porque el campo popular desde el año 2013 empezó a dividirse. No obstante, “después de que Cristina [Fernández de Kirchner] perdiera las elecciones [legislativas] de octubre del 2017, volví a hablar con ella”, recordó, “y en esa primera reunión le dije: ‘Nosotros no podemos seguir divididos, porque eso solo es hacerle un favor a Macri’. Y favorecer a Macri es lastimar a los argentinos. Y empezamos el trabajo de la unidad”.

“Empezamos un trabajo con Cristina de convocar a todos, y todos tuvieron la buena voluntad de acercarse y de volver a sumarse. Y todos entendimos que la no unión nuestra conducía una vez más a la derrota del campo popular”, destacó.

En el marco de la discusión acerca de la situación en la región, el presidente lamentó que “América Latina vive un proceso de desintegración creciente” con múltiples “acuerdos regionales que ninguno se respeta”, entre ellos el Acuerdo del Pacífico, el Pacto Andino, el Mercosur y la Unasur.

“Está todo disperso, nos han dividido peligrosamente”, aseveró. Con ello, Fernández indicó que está dispuesto a usar el tiempo que le haga falta para volver a construir la Unasur —de cuya destrucción “se hicieron cargo los poderes dominantes”— porque, dice, la unidad del continente es el modo que tiene América Latina para enfrentar la globalización. “No hay otro modo”, arrojó.

En este contexto, el presidente electo reveló que en el marco de una “muy buena y muy larga reunión de 4 horas” que recientemente mantuvo con el mandatario de México, Andrés Manuel López Obrador, la integridad de la región fue el tema central.

“Tal vez el país más norteño de la América Latina y el país más al extremo sur de América Latina puedan construir un eje que reviva de vuelta la unidad”, compartió sus planes Fernández, ampliando que para ello hay que trabajar en ese proceso integrador y que “México vuelva a mirar al sur”.