Sábado 17 de agosto de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 2.19.2019

La Matanza: tras 45 años de permanencia, cerró la autopartista Mattioli y dejó a 36 trabajadores en la calle

La fábrica ubicada en Virrey del Pino se encontraba en concurso de acreedores desde el año pasado. Sus trabajadores tomaron la planta para evitar que la empresa vacíe el lugar y negociar una salida a la crisis.

Tras 45 años de permanencia en el rubro, la histórica empresa Dino Mattioli S.A.I.C. dedicada a la fabricación y comercialización de autopartes envió los telegramas de despido a sus 36 empleados empleados, y comunicó el cierre definitivo. Así, los trabajadores resolvieron tomaron la planta para evitar que la empresa vacíe el lugar y negociar una salida a la crisis.

La empresa ubicada en La Matanza trabaja desde hace más de 45 años en el partido. La misma se encontraba en crisis desde el año pasado, cuando ingresó en concurso de acreedores, una instancia judicial que les permite readecuar su actividad y evitar la quiebra. Sin embargo el salvataje no llegó nunca y los empleados comenzaron a recibir los telegramas de despido.

"Los problemas vienen desde septiembre del año pasado, cuando se convocó a concurso de acreedores. A partir de ahí ellos empezaron a atrasarse con los salarios, a lo que se suma el no pago de aguinaldo, del plus vacacional, más los aumentos paritarios y el pago de la ropa de trabajo. Fuimos perdiendo beneficios y derechos por atrasos de la empresa", señaló Daniel Ben, delegado de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) al portal Matanza Digital.

"Hace 15 días nos dijeron que la producción se cortaba y nos tiraron 3 alternativas: formar una cooperativa, vender las maquinarias para pagar los sueldos adeudados o esperar la resolución del juzgado con respecto a la convocatoria de acreedores", afirmó.

"Estamos en una etapa de absoluta nebulosa, por eso decidimos tomar la fábrica. Somos gente que ronda los 50 años, no encajaríamos en ninguna búsqueda laboral si tenemos que salir a buscar trabajo", conluyó Ben.