Lunes 22 de julio de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
LOCALES | 2.19.2019

Se agudiza la crisis en la salud pública y en La Plata se siente el desabastecimiento de vacunas

Como coletazo del recorte a nivel nacional, en la capital provincial hay faltantes en la Quíntuple bacteriana, la Menveo (contra la meningitis) e incluso la Sabin, que protege contra la poliomielitis.

La crisis que golpea con fuerza a los hospitales públicos de la provincia muestra una de sus caras más peligrosas: es que, a las filtraciones en techos y paredes, la falta de insumos y la rotura de tomógrafos, se suma la problemática del faltante de ciertas dosis de vacunas que podrían afectar seriamente a los niños de la Región. En el caso de La Plata, un centenar de padres y madres se quejaron por no recibir la dosis de la Quíntuple bacteriana, la Menveo (contra la meningitis) e incluso el Sabín, que brinda la protección contra a poliomelitis.

En este marco, los expertos aseguran que la falta de las dosis mencionadas está directamente relacionada con el recorte de las políticas públicas a nivel nacional y que eso, claro, repercute directamente tanto en el calendario de vacunación como en el ámbito de la salud en general.

En ese sentido, según explicó la bioquímica e investigadora del CONICET Yanina Lamberti al portal 0221, "el nene que no se vacuna puede enfermarse y contagiar a otros. Por eso la vacuna es una cuestión colectiva y tiene que haber un 90% de cobertura para que funcione. Cuando el Estado no cumple esto y dificulta el acceso, dificulta la salud pública en general”, advirtió.

En ese aspecto, destacó la gravedad de esta situación respecto de la salud pública en general: "Si una mamá o un papá va a llevar a vacunar a su hijo y no encuentra vacunas ¿cómo se asegura de que vuelvan? Por ahí están tres meses esperando y un bebé de 5 meses recién se puede vacunar a los 9 porque la dosis está en falta. Eso altera el calendario de vacunación, que por algo está así determinado, y repercute en todo el ámbito de la salud".

Vale recordar que la ley de Producción Nacional de Medicamentos y Vacunas, sancionada en 2011, define a los medicamentos como un "bien social" y estipula la puesta en funcionamiento de un Programa Nacional para la Producción Pública de Medicamentos, Vacunas y Productos Médicos. Ese programa "tenía 150 millones al año de presupuesto en 2015; en 2016 no tuvo presupuesto, en 2017 tampoco; en 2018 tuvo 86 millones y este año 63 millones", indicó la bióloga, para quien "el Gobierno no tiene ningún tipo de intención de apuntalar la producción nacional de insumos médicos".