Jueves 19 de septiembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
ECONOMIA | 23.19.2019

Un informe revela la cara más dura de los créditos UVA: “Fracasaron y expusieron la falta de políticas habitacionales”

Un relevamiento realizado por CEPA confirmó el "fracaso" de la línea de créditos. “Las cuotas viajan por ascensor y los salarios por escalera”, afirmaron sobre las dificultades de los ciudadanos para cumplir con los pagos.

Un informe presentado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) confirmó en las últimas horas el "fracaso" de los Créditos UVA y reveló que “no lograron dar respuestas ante el déficit habitacional” en Argentina.

"Los préstamos hipotecarios UVA, tal como fueron concebidos por el Gobierno, fracasaron como alternativa para el acceso a la vivienda. Queda en evidencia la ausencia de una política habitacional, más allá de los préstamos hipotecarios", manifestó uno de los párrafos más significativos del análisis del Centro de Economía.

Al mismo tiempo, la UVA, lanzada por el ex presidente del Banco Central (BCRA) Federico Sturzenegger en 2016 como la alternativa para dar préstamos hipotecarios a largo plazo en Argentina, aumentó en el 2018 un 46,85%, pasando de 21,15 a 31,06. En efecto, al cumplirse 3 años de su lanzamiento el 31 de marzo pasado, acumuló un incremento del 141,78%, al pasar del valor inicial de 14,05 a 33,97.

De esa manera, los ciudadanos que lograron acceder al crédito tienen dificultades por "la ausencia de cláusulas que limiten el ajuste por inflación cuando los ingresos evolucionan por debajo".

"No hubo un proceso de desinflación como fuera prometido. Tampoco es cierto que los flujos de dinero que deben emplear los tomadores resulten semejantes a los que estarían destinando si siguieran alquilando", advirtió el trabajo.

“La UVA viaja por el ascensor y los salarios por la escalera”, aseguraron en el informe como metáfora para explicar la dificultad que representa para los beneficiarios del crédito cumplir con las cuotas mensuales en un contexto de creciente subida inflacionaria y pérdida de empleo.

En este marco, desde CEPA indicaron que "el ajuste del capital, si bien por el momento no repercute patrimonialmente sobre los tomadores, es una de las causas del aumento mes a mes del valor de la cuota, toda vez que los intereses que se abonan son sobre el saldo deudor: a mayor saldo deudor, mayores intereses".

En esa línea, señalaron que "el endurecimiento en las condiciones de estas líneas de financiación restringió por completo el acceso a este tipo de préstamos hipotecarios para la mayor parte de los argentinos", ya que "el nivel de ingresos que se requiere acreditar equivale a 2,21 veces el ingreso individual medio del decil más rico de la población".

Así, las supuestas ventajas de los préstamos UVA no resultaron ser tales, al tiemo que el prometido proceso de desinflación corrió misma suerte esquíva que la esperada lluvia de inversiones y el prometido “segundo semestre”.

Mientras que la cuota en pesos del préstamo hipotecario UVA aumentó sustancialmente tal como fue desarrollado anteriormente, en la modalidad en pesos a tasa fija la misma se habría mantenido en $ 12.831 y en sólo 37 meses (siendo que se trata de un préstamo a 240 meses) la cuota del préstamo hipotecario UVA pasó de representar el 48% de la cuota de la versión tradicional a representar un 119%.