Miércoles 23 de octubre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
MEDIOS | 5.19.2019

Detuvieron en Río Gallegos al hombre que habría acribillado a una militante del MUP

Se trata de un joven de 19 años, sospechado de matar a Beatriz Ramos en noviembre pasado. La hija de la víctima apuntó a una organización narco. Desde el MUP exigieron “el inmediato esclarecimiento” y “castigo a los autores materiales e intelectuales”.

Personal de la DDI Rio Gallegos detuvo este jueves a un hombre oriundo de la provincia de Santa Fe por el delito de Homicidio calificado por uso de arma de fuego. El sospechoso habría sido el autor del crimen de Beatriz Ramos, una reconocida dirigente del MUP que fue asesinada a sangre fría en noviembre de 2018.

La orden de detención fue solicitada por la Unidad Fiscal Nº 133 de Santa Fe y diligenciada mediante su División de Investigaciones TOE de la policía de mencionada provincia y el detenido es acusado de haber asesinado a la dirigente del Movimiento de Unidad Popular (MUP) Beatriz Ramos, que tenía 60 años y fue acribillada de siete balazos en una esquina del barrio Santa Rosa de Lima, en el cordón oeste.

Su hija y ex candidata a diputada nacional por Unidad Ciudadana, Norma Porucznik, descargó su dolor con una hipótesis que alarma. “Poner el cuerpo. Una mujer sola, siete tiros. Los narcos se adueñan de todo”, escribió Norma en su muro de Facebook. Y despidió a su mamá con una promesa. “Ya no estamos más para organizar la ayuda” en un sector vulnerable ante el avance del crimen organizado.

En este marco, el MUP denunciaron que los “asesinos” integran “una banda de narcotraficantes del barrio” que “están absolutamente identificados y cuentan con protección policial y judicial”. Del mismo modo, exigieron “el inmediato esclarecimiento del asesinato y el castigo a los autores materiales e intelectuales” y responsabilizaron “al gobernador Miguel Lifschitz por lo que pueda pasarle a la compañera Norma Porucznik”.

El crimen conmocionó a Santa Fe, no sólo porque Beatriz era una conocida militante política de Santa Rosa de Lima, sino por la ferocidad del ataque, que fue una ejecución en plena tarde.

Eran las cinco de la tarde cuando Beatriz caminaba por la esquina de Salta y Padre Quiroga, cerca de su casa. La rodearon y la mataron de siete balazos. Según las pericias forenses, sufrió dos impactos en la espalda, dos en el costado derecho, dos en el abdomen y uno en el brazo izquierdo. En el hospital de emergencias José María Cullen intentaron salvarle la vida, pero falleció antes de ingresar al quirófano.