Domingo 17 de noviembre de 2019
Facebook Twitter Instagram RSS
PROVINCIALES | 25.19.2019

El Colegio de Abogados de la Provincia se sumó a los cuestionamientos por la injerencia del gobierno en la Justicia

Mediante un comunicado, el Consejo Superior del Colegio manifestó su preocupación por la politización del Poder Judicial y pidió una política de Estado para “restaurar la confianza perdida”.

A la crisis económica que atraviesa el país, al gobierno nacional se le sumaron los cuestionamientos que día a día llegan desde distintos sectores sobre el funcionamiento de la Justicia, luego de que estallara el escándalo por la red de espionaje ilegal que complica a Cambiemos.

En esta oportunidad fue el Colegio de Abogados de la provincia de Buenos Aires que, a través de un documento titulado “justicia sin subordinación”, alertó sobre “el lamentable espectáculo que nos brinda los poderes del Estado”.

“Vivimos a diario la más deplorable pérdida de todo sentido de justicia”, expresaron y señalaron a “magistrados y funcionarios visiblemente parciales, operadores y servicios de inteligencia y a resoluciones apuradas o demoradas estratégicamente según el interés del poderoso”.

A pesar de criticar a la Corte Suprema por una “agenda organizada a medida de los tiempos políticos”, coincideron con el discurso de Carlos Rosenkrantz, quien la semana pasada reconoció una “crisis de legitimidad” en el Poder Judicial. Sobre esto, el Consejo Superior del Colegio de Abogados bonaerenses instó a “restaurar la confianza perdida y superar prácticas viciosas que han generado el descreimiento”.

En el documento fechado el 21 de marzo, sostuvieron que “cuando se politiza el Poder Judicial la que pierde es la República y con ella toda la ciudadanía que necesita este poder del Estado, como último garante, para la protección de sus derechos”. Para esto, exigieron “la conformación de una verdadera política de Estado”.

Por último, afirmaron que “el Estado de Derecho solo se construye y se consolida a través de un Poder Judicial independiente”.

Los cuestionamientos y llamados de atención sobre la injerencia del gobierno nacional y provincial en el accionar de la Justicia le llueven a un oficialismo que centra sus preocupaciones en contener la crisis pero que le estallan escándalos por todos lados.